Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



GERENTE ACTUAL


Comparaciones adecuadas

Melissa González [email protected] | Jueves 02 octubre, 2014



Comparaciones adecuadas

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero no por ello dejan de ser importantes. Y lo son siempre y cuando se realicen correctamente

Si miramos a nuestro alrededor comprobamos cuál es el entorno competitivo que nos rodea. Nos comparamos con este panorama y, en muchas ocasiones, sentimos que estamos por encima de la media.

Ocurre en gran medida como país. Al costarricense le gusta compararse con el resto de Centroamérica cada vez menos con Panamá, por motivos obvios. ¡Qué bien estamos comparados con Nicaragua! Pero también es una tendencia que vemos en empresas y sectores productivos completos.
En el área de servicio al cliente, por ejemplo, en sectores tan importantes como el turismo, se trata de establecer la comparación con los bajos niveles de calidad de servicio de países del entorno. No obstante, Costa Rica y su industria turística se encuentran muy lejos a nivel de posicionamiento internacional con el resto de los vecinos del área. De ahí que la evolución de este sector no pueda ser tan positiva como sería de esperar, porque quizá deberíamos compararnos con los líderes en este rubro moviéndonos algo más al norte.
En lo que ser refiere a empresas resulta vital compararse sectorialmente: cómo están nuestros competidores, qué prácticas exitosas han implementado, etc. Sin embargo, cuando no cesamos de escuchar la cantinela “somos un país pequeño”, pareciera que lo lógico es buscar esas comparaciones fuera de nuestras fronteras: qué están haciendo las empresas de nuestro sector en países con mercados mucho más evolucionados, como Colombia o México, sin tener que salir de América Latina.
Son muchos los empresarios que viajan alrededor del mundo y vienen sorprendidos de los avances y el nivel de sofisticación en sus competidores ubicados en otras regiones, pero la realidad es que son pocos los que se atreven a implementar acá lo que ya se hace en diferentes latitudes del planeta. Es como si nuestro pequeño mercado estuviese vacunado contra la globalización.
Esta globalización va más allá de la posibilidad de exportar nuestros productos y servicios alrededor del planeta. Conlleva la competencia internacional en la que muchos empresarios no temen implementar las ventajas competitivas de la innovación, donde quiera que esta se produzca, e incursionar en cualquier mercado, sin importar su tamaño.
Si la pasada semana hablábamos de cultura de innovación, quizá esta deba comenzar por realizar comparaciones, siempre con la amplitud de miras suficiente para que no sean comparaciones hacia abajo, con los que aún ni siquiera nos alcanzan.
Alguien me regaló hace unos días una pequeña escultura con un arquero apuntando hacia el cielo con la siguiente leyenda: “Dispara a la luna, incluso si fallas el tiro alcanzarás las estrellas”.

Francisco Avilés R.
Socio-director Cross&Grow
[email protected]