Pedro Oller

Pedro Oller

Enviar
Martes 26 Agosto, 2008

¿Cómo dice que dijo?

Pedro Oller

Formo parte de un creciente grupo de costarricenses que estamos confundidos.
Justo cuando estábamos apretándonos la faja y preparándonos para la crisis anunciada por el señor Presidente en mayo anterior, empezamos a recibir mensajes contradictorios. Mientras el 1º de mayo, don Oscar apuntaba a los altos precios del petróleo, la crisis alimentaria y el excesivo gasto militar como responsables de los días difíciles que primarían en la segunda mitad de su gobierno, hoy se habla de un superávit fiscal tres veces más grande que el de 2007 (la nada despreciable suma de $275 millones).
De mayo para acá, el precio del petróleo ha caído de US$135 el barril (subió aún más después) a US$114 ayer. Como complemento positivo, se anunció un plan de biocombustibles, se gestionó nuestro ingreso a Petrocaribe, el gobierno piensa nuevamente en tener una refinería y, aunque la experiencia empírica sugiere lo contrario, se anuncia que la restricción vehicular ha ayudado a disminuir la factura petrolera.
En cuanto a la crisis alimentaria las noticias no han sido tan positivas y quizás, como han argumentado los opositores, adolecen de una desarticulación que hace difícil ver efectos a corto plazo. Pero se anuncia foco en materia de granos, en brindar apoyo en semillas y también en fertilizantes y en resucitar el CNP. A esto sumo, aunque sea otro campo, que en materia de turismo se dice estamos recibiendo menos gente, pero el ICT anuncia una campaña publicitaria de US$20 millones que financiará con un excedente de US$6 millones que ¿tiene en caja?
Como no me quedó clara la incidencia del excesivo gasto militar en Costa Rica, respecto a esto no me refiero y nada más lo sumo a la confusión que me invade. Sobre todo porque no termino de entender cómo si las acciones emprendidas, los números oficiales y las arcas de hacienda parecieran tender una red de seguridad, el pesimismo sigue primando en las esferas de gobierno.
Por ahí después del sábado se podría prever un cambio de actitud. Nos dicen que están listos para el segundo tiempo aunque los cambios anunciados en la alineación oficial sean más por lesión y expulsión (casos de Salud y Vivienda) que por decisión técnica. Por ahí, el pesimismo del presidente Arias en mayo haya contribuido a mejorar sustancialmente el panorama en agosto, pero en mi confusión no me lo creo. Y tampoco siento una actitud tan optimista de gobierno que me haga cambiar de parecer.
Talvez la reciente visita del FMI en algo sirva. Nos reafirma que se avecinan tiempos complicados que en palabras del organismo internacional se palpan en “la escalada de los precios de las materias primas que, sumada a las presiones de la demanda interna, impulsaron una fuerte alza en la inflación. Los precios de los alimentos aumentaron el doble que el nivel general de inflación, lo cual afecta desproporcionadamente a los pobres.” Previendo además “que la actividad económica disminuirá en 2008-09 por debajo de su tasa de tendencia (que se ubica en el orden del 5,5%), mientras que el déficit en cuenta corriente podría ampliarse nuevamente como consecuencia del alza significativa en los precios del petróleo y del menor crecimiento de las exportaciones.” Ven, eso si me quedó claro.