Enviar

En este país, históricamente, muchos habitantes se oponen a que se produzcan daños ambientales. Es una característica de los costarricenses con conciencia ambiental, aunque haya muchos otros contaminando ríos y mantos acuíferos


¿Comienzan nuevamente los retrasos?

Algunos de los problemas que enfrenta ya la empresa APM Terminals, y que le significan demora en sus trabajos para desarrollar el proyecto de una nueva terminal de contenedores en Limón, tienen un rostro sumamente conocido en este país.
Pensamos que con las innumerables experiencias del pasado en otros proyectos que igualmente sufrieron serios atrasos, debería existir una forma, un camino, para que en este caso no volvamos a lo mismo: incumplimientos, retrasos y más retrasos que nos cuestan carísimo.
Sin embargo, no hacemos más que comprobar, lamentablemente, que de las experiencias anteriores (¡tantas!), nada se aprende.
Si el MOPT diseña proyectos que no están bien y por ello las instancias que deben darles su visto bueno los rechazan, todo debe comenzar de nuevo.
En el caso que hoy nos ocupa, se pretendió realizar la trocha, a que se comprometió el Gobierno para que APM Terminal transporte lo necesario para construir la nueva terminal, mediante una estrategia de gestión ambiental presentada por CONAVI.
Pero esto no fue aprobado por Setena porque no aportaba el correspondiente estudio de impacto ambiental.
Como decíamos, gestión reprobada y vuelta a comenzar, ahora sí, para hacer el estudio ambiental que desde el inicio se debió realizar.
En cada proyecto importante, pareciera que desde su “gestación” se omite tomar en cuenta en cuál nación se pretende hacer.
En este país, históricamente, muchos habitantes, por todos los rincones del territorio nacional, se oponen a que se produzcan daños ambientales. Es una característica de los costarricenses con conciencia ambiental, aunque haya muchos otros contaminando ríos y mantos acuíferos.
Entonces, si no se quiere tropezar siempre con los mismos obstáculos debe tomarse en cuenta lo ambiental desde la concepción misma de cualquier proyecto.
Lo otro, la desafortunada gestión del CONAVI, también debería ser sujeta de rendimiento de cuentas y de tener que asumir responsabilidades. De lo contrario, es imposible pretender progresar, aunque se haya acuñado la frase desde hace tanto tiempo de que el país está avanzando.
Como decíamos en este mismo espacio el 29 de octubre recién pasado, “Es sumamente importante que aprendamos a hacer las dos cosas, cuidar el ambiente, puesto que es una de las grandes fortalezas que el mundo le reconoce a Costa Rica —además de su gente—  y a la vez desarrollar obras que nos permitan avanzar tal como nos lo exige la economía actual.

 

Ver comentarios