Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Coalición política para gobernar

| Lunes 29 marzo, 2010



Coalición política para gobernar


Mientras en muchos países europeos, comparables a Costa Rica, se destacan los gobiernos de coalición, en nuestro país el tema entre los aspirantes al poder político no ha podido avanzar, ni siquiera arrancar, no sabemos si es por cuestiones ideológicas, egocéntricas o simplemente miopía política.
Sin embargo, cabe destacar que los gobiernos de coalición en muchas de esas sociedades han permitido que afloren con mayor fuerza los valores democráticos y de desarrollo sobre los que funcionan.
Se entiende como coalición política, un pacto temporal entre dos o más partidos políticos, normalmente con ideas afines, con el claro objetivo de cogobernar un país, una región u otra entidad administrativa.
En la mayoría de los regímenes democráticos, las coaliciones están permitidas, porque la idea de gobernar en coalición es compartir responsabilidades de gobierno con otras fracciones políticas, ampliando la base social para favorecer y promover el debate político.
La presidenta electa Laura Chinchilla, muy conocedora de esta situación, al no ganar la mayoría de diputados del congreso, ha tenido un acercamiento con los grupos políticos minoritarios elegidos por el pueblo, dando buenas señales y potenciando el diálogo y la negociación entre esas formaciones políticas, sin imponer criterio, y motivando al trabajo en equipo en donde todos las partes sean corresponsables en el quehacer político.
A pesar de la gran iniciativa de Laura Chinchilla de tender puentes, los líderes de las otras representaciones políticas hicieron público su interés en formar una coalición política de oposición, que parece ser la novedad en esta próxima Asamblea Legislativa, que es una excelente iniciativa para ejercer el control político y capitalizar el poder, factible siempre y cuando renuncien a hacer uso electoral de sus diferencias, para el bienestar del pueblo de Costa Rica.
El desarrollo de las coaliciones y de las alianzas políticas en América Latina ha demostrado ser un proceso difícil, poco experimentado y generalmente sinuoso. Sin embargo, no está claro es si esta es una coalición temporal para resolver algún problema específico, o más bien un frente político permanente, que le imprimirá al gobierno una determinada orientación programática.
Finalmente, el éxito de estos congresistas para el período que se avecina, descansa en la importancia que se le de al diálogo. Los costarricenses esperamos que estos políticos no pongan de relieve objetivos partidistas y que los problemas que afectan nuestro país como: la pobreza, crisis internacional, inseguridad ciudadana, falta de transparencia en la función pública, violencia doméstica y vial, el desempleo, y el subdesarrollo, sean su razón de lucha para ocupar una curul para los próximos cuatro años.

Luis Fernando Allen Forbes
Asociación Salvemos El Río Pacuare