Enviar
Clase media tendría más opciones para vivienda
Un nuevo programa de bonos diferidos podría resolver parte de los problemas de accesibilidad de viviendas con mayor presupuesto

Fabio Rosch
[email protected]

Una nueva propuesta de “bono diferido”, que aún está en proceso de estudio y aprobación, podría ampliarles las posibilidades de vivienda a personas de clase media para que tengan una opción financiera que les permita acceder a una vivienda cuyo precio es superior a lo que hoy día les permiten sus ingresos.
El proyecto de Grupo Mutual Alajuela-La Vivienda consiste en aplicar el bono a la vivienda no como una prima al préstamo sino como un subsidio en el pago de la cuota mensual de la deuda. De esta forma la persona puede repartir el bono para pagar parte de su cuota por determinado tiempo.
En un préstamo, lo ideal es que la cuota sea equivalente al 33% del salario del deudor. Al aplicarle como subsidio al pago de la cuota el bono entonces el principal prestado podría incrementarse y así el consumidor tendría accesibilidad a más variedad de soluciones de vivienda.
El porcentaje que se paga con el subsidio del bono va bajando gradualmente hasta que el deudor pague el 100% de la cuota. La idea sería que se deposite el monto del bono en el banco y que este descuente mensualmente parte de la cuota.
“Las instituciones que hemos desarrollado tienen especialidad en la atención de los sectores de ingresos medios y bajos, nos vamos a enfocar en un sector de la población que hoy día no ha sido atendido y que es la clase media trabajadora. Se va a crear una oferta de vivienda para los sectores de los ingresos indicados, que hoy día no existen”, explicó Mayela Rojas, subgerente de la entidad.
La aplicación diferenciada del bono de vivienda es permitida por ley al Banco Hipotecario de la Vivienda siempre y cuando el programa esté amarrado al ahorro del consumidor del mínimo del 10% del préstamo.
Como serían préstamos más seguros debido a la garantía de hipoteca, instituciones como Grupo Mutual estarían dispuestos a darles una tasa preferencial de mercado.
Uno de los objetivos del proyecto es reactivar el sector vivienda en la clase media trabajadora, con salarios entre ¢400 mil y ¢700 mil que en un principio fue uno de los objetivos de la ley pero que se ha dejado de lado.
No hay soluciones habitacionales en el mercado, porque lo que les alcanza con el bono actualmente puede ser para viviendas que no son a las que aspira la clase media, entonces en los últimos años no ha habido un verdadero programa que atienda esa clase, concluyó Rojas.
Especialistas de mercado consultados están de acuerdo en que ya hay un déficit habitacional del sector medio y que hay una gran demanda de soluciones de vivienda de presupuestos más altos de los que se están proveyendo actualmente.
Con la concepción de la ley del sistema financiero para la vivienda lo que se estaba buscando es que todos los costarricenses de escasos recursos y de clase media tuvieran acceso a una casa y ese concepto hay que recobrarlo sobre todo para el Area Metropolitana, donde hemos dejado acumular el problema y no le hemos dado respuesta”, comentó Gerardo Alvarez, vicepresidente de la Asociación de Constructores de Vivienda de Interés Social.
Este nuevo proyecto permitirá que los recursos se distribuyan más equitativamente, ya que con menos recursos se podrán construir más metros cuadrados, entonces habrá más oferta de vivienda para muchas familias, añadió Alvarez.


Ver comentarios