Enviar
• Desarrolladores tendrían nuevos compradores a inicios de 2012
Clase media calienta mercado de vivienda
• Nueva ley beneficiaría a 350 mil familias

La construcción de viviendas cayó un 20% en el primer trimestre de 2011, con respecto al mismo período del año anterior. Pero estos indicadores podrían mejorar en los próximos meses tras la aprobación del bono diferido, mecanismo que facilitaría el acceso a vivienda a cerca de 350 mil familias.
Este bono generaría una nueva clase de consumidores de vivienda, las personas con ingresos mensuales superiores a ¢300 mil pero menores a ¢1 millón, y que han enfrentado problemas por no ser sujetos de crédito para casa ni de asistencia social que les permita una solución real habitacional.
“Esta nueva regla dinamizará mucho el mercado de la construcción, ya que hay muy pocos proyectos con casas que cuesten menos de $100 mil que son las que verían un aumento de demanda” dijo, Guillermo Carazo, presidente del Comité de Vivienda de la Cámara Costarricense de la Construcción
La mecánica del bono diferido se basa en apoyar el pago de las mensualidades durante los primeros cinco años, aumentando el valor de las viviendas que se pueden construir entre un 15% y un 21%.
Califican familias de clase media, con ingresos netos antes mencionados, las cuales deberán hacer un ahorro a manera de prima y solicitar un préstamo en una entidad financiera.
Por ejemplo una familia de clase media, con un ingreso neto mensual de ¢960 mil podría acceder a una solución habitacional de casi ¢36 millones, un 15% más de lo que actualmente podría aspirar sin el bono diferido.
De ese monto ¢1,3 millones serían el subsidio que se podrían distribuir a los largo de cinco años para pagar una porción de la mensualidad.
El número de familias que aspiraría al subsidio no ha sido calculada pero “se estima que la cantidad de proyectos dedicados a este tipo de casas podría doblarse en los próximos dos años”, dijo Carazo.
Por otro lado este boom de construcciones no afectaría a los desarrollos ya consolidados (con casas de más de $100 mil) dado que van dirigidos a otro segmento de la población. “Esta nueva ley no afectará los precios de las casas ya construidas. Los precios no bajarán pero tampoco subirán”, dijo Gabriel Calvo, de la firma consultora Nai.



Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios