Ciudadanos deploran uso de la fuerza contra manifestantes
La policía se ha enfrentado a los manifetantes en varias ocasiones con motivo de la huelga. Archivo/La República
Enviar


Un 68% de los costarricenses está en contra del uso de la fuerza para suprimir las manifestaciones de los empleados públicos.

En su lugar, siete de cada diez nacionales recomiendan al mandatario Carlos Alvarado esperar a que los tribunales de trabajo declaren la ilegalidad del movimiento, indica un estudio realizado por el CIEP de la UCR.

Si esto llegara a pasar, el presidente podría ordenar el rebajo de los días no laborados e incluso, despedir a los trabajadores no regresen a su puesto de trabajo.

Mientras tanto un 52% de los nacionales apoya la huelga en contra de los nuevos impuestos, aunque un 80% está consciente del grave problema fiscal.

“Aunque se reivindica el derecho de los manifestantes a protestar, se condenan los métodos que restringen las libertades civiles y, al mismo tiempo, se rechaza abiertamente el uso de la fuerza por parte del gobierno para dispersar las protestas”, dijo Felipe Alpízar, director del CIEP-UCR.




Ver comentarios