Enviar
Comercios lanzaron una fuerte campaña de descuentos para motivar compras virtuales
Ciberlunes salvaría temporada navideña

• Analistas temen que fuertes rebajas provoquen perdidas al sector

San Francisco
(EFE)

Los comercios de Estados Unidos, en un nuevo intento de salvar la temporada navideña, lanzaron ayer una campaña de agresivas ofertas en Internet en una jornada que se repite cada año y que ya se conoce como el "ciberlunes".
Tras un fin de semana de Acción de Gracias -inicio oficial de la campaña de Navidad en Estados Unidos que no ha sido tan malo como se esperaba-, muchos aprovechan la vuelta a la oficina para adquirir online lo que no encontraron en las tiendas.
El término lo acuñó en 2005 la Federación Nacional de Minoristas (NRF), que se percató de esta tendencia y de que muchos comerciantes estaban ofreciendo fuertes descuentos ese día en sus páginas web.
Este año las rebajas son más agresivas que en ejercicios anteriores, pues la crisis está haciendo que muchos consumidores sean muy reticentes a la hora de gastar.
Un 84 % de los minoristas en Internet ofrece promociones especiales, frente al 72 % del pasado año, afirma una encuesta publicada por el diario USA Today.
Según un estudio de la consultora BIGresearch, casi un 60 % de los empleados en Estados Unidos, unas 70 millones de personas, dispone de conexión a Internet en su trabajo y reconoce que aprovechará la jornada laboral para adquirir regalos de Navidad.
Para aquellos que logren esquivar la vigilancia del jefe, el sitio en Internet de la cadena BestBuy ofrece, por ejemplo, entre $10 y $15 dólares de descuento en la compra de iPods y una televisión LCD HDTV Samsung de 52 pulgadas por solo $1.700.
Wal-Mart ha rebajado considerablemente el precio de sus portátiles y en su página electrónica se puede adquirir hoy un CQ50-139QM por 498 dólares y con una impresora HP de regalo.
La temporada de ventas navideñas arrancó oficialmente el viernes, un día después de Acción de Gracias y, aunque los primeros datos no han sido tan nefastos como se preveía, está claro que los estadounidenses están cuidando mucho cuánto gastan y en qué.
Los expertos advierten de que el aumento de las ventas el viernes no es una señal de que el resto de la temporada navideña vaya a ser tan positiva y añaden que muchos comerciantes perderán dinero, pese a tener las tiendas llenas.
"No esperamos que las ventas de Navidad continúen a este ritmo", reconoció Tracy Mullin, presidente de la NRF en un comunicado, tras considerar "esperanzador que los estadounidenses estén dispuestos a ir otra vez de compras".
La mayoría de los consumidores, un 50,9 %, se decidió, no obstante, por adquirir artículos más baratos este año, como ropa o complementos que generan menos margen de beneficio para los vendedores, y un 54,7 % visitó principalmente tiendas de saldos.
Algunos analistas temen también que muchos comercios acaben perdiendo dinero debido a las fuertes rebajas, pese a que las ventas han crecido.
Los descuentos comenzaron este año a comienzos de noviembre, un par de semanas antes de lo habitual, pero los compradores se hicieron esperar y las ventas online, por ejemplo, cayeron en las tres primeras semanas del mes por primera vez en la historia.
Los expertos apuntan, además, que la temporada de compras navideñas es este año más corta porque el fin de semana de Acción de Gracias cayó casi a fin de mes, por lo que los minoristas van a tener menos días para recuperarse de lo no vendido hasta ahora.
Ver comentarios