Logo La República

Miércoles, 21 de agosto de 2019



COLUMNISTAS


CHISPORROTEOS

Alberto Cañas [email protected] | Sábado 18 septiembre, 2010



CHISPORROTEOS

San Pedro, 16 de septiembre de 2010

Señor
Gerente de la
Compañía Nacional de Fuerza y Luz.
S.O.

Estimado señor gerente:

Le escribo porque necesito expresarle mi satisfacción de costarricense por el buen trato que en la CNFL recibimos los ciudadanos, concretamente y en un caso concreto, el que suscribe.
El martes 14, a eso de las 6 de la tarde se produjo un apagón general en el barrio La Granja, de San Pedro, donde resido y que se prolongó hasta las 9 de la noche. Este antecedente me indujo a no alarmarme cuando el miércoles 15, a media mañana, se produjo en mi casa un nuevo apagón, que presumí general y que debía aceptar con paciencia. Pero conforme avanzaba el día, me fui cerciorando de que en la acera donde está mi casa solo ella estaba apagada, mientras sí lo estaban las de la acera de enfrente lo mismo que otras a la vuelta de la esquina.
Alarmado, llamé telefónicamente a la CNFL. Y para mi sorpresa, el teléfono lo atendió un ser humano cosa insólita en las instituciones públicas de este país. Una dama que gentilmente me solicitó todos los datos en mi poder, me pidió acuciosamente detalles, y me comunicó que, se ocuparían lo más pronto posible del caso, aunque, por ocurrir en un día feriado, tenían menos personal a mano que el acostumbrado, y tardarían más de lo normal en resolver el caso.
Debidamente avisado, no esperé una solución inmediata del problema, pero es lo cierto que, feriado o no, atendieron la queja y efectivamente la fuerza y la luz volvieron a las casas afectadas antes de que la noche hiciera imposible la actividad normal.
Es sorprendente en la Costa Rica actual que una institución pública se conduzca con la corrección, la amabilidad, la cortesía y el respeto que recibí en la que usted regenta, y por eso le solicito excusarme de haber dado a la publicidad esta carta antes de estar seguro de que usted la haya recibido. Su afectísimo amigo y servidor.

Alberto F Cañas