Alberto Cañas

Enviar
Miércoles 21 Abril, 2010


CHISPORROTEOS

Tengo un amigo sumamente ingenioso que a veces me dice cosas que me apresuro a incluir en esta columna. Advierto de una vez que no se trata de Alvaro Fernández Escalante, porque las cosas ingeniosas que él dice continuamente, las reserva, con muy buen criterio, para el programa radial Así es la Cosa que hacemos en Radio Monumental con nuestro insigne e imprescindible colega Guillermo Villegas, de cuya salud debo informar que la está recuperando y que esperamos tenerlo pronto junto a nosotros en ese programa, al que él le inyecta mucha vida, muchos conocimientos históricos y mucho ingenio.
Ese otro amigo del que comencé a hablar, me ha planteado en estos días la idea que tiene de que se organice un concurso, que afirma que con toda seguridad él se lo ganaría, sobre este tema: “Si don Oscar Arias llegara al cielo, ¿qué sería lo primero que le diría al Padre Eterno?” Y está convencido de que él mismo se ganaría el concurso, porque sostiene que lo primero que don Oscar Arias le diría a Dios, es lo siguiente: “Señor Dios: ¿no cree usted que sería conveniente darles una revisadita a los diez mandamientos para ponerlos al día?”, y se sacaría de la bolsa del saco el proyecto de reforma.
No sé si ustedes se habrán fijado en que Costa Rica es el único país del mundo donde los gobernantes del pasado son llamados ex-presidentes. Ni en los Estados Unidos le dicen ex-presidente a Lincoln, ni en España le dicen ex-reina a Isabel la Católica, ni los ingleses llaman ex-rey a Enrique VIII o ex-primer ministro a Winston Churchill, ni en Rusia le llaman ex-primer ministro a Stalin, Y es que todos los países emplean la partícula ex únicamente para referirse a personas vivientes, y en relación con actos que realizan cuando han dejado de ser gobernantes o lo que sea.
Aquí es frecuente que la paternidad de un acto de gobierno se la atribuyan en la prensa al ex-presidente tal, como si los ex-presidentes pudieran tomar decisiones reservadas al gobernante. La guerra contra los filibusteros fue obra del presidente Mora y no del ex-presidente Mora, aunque sí se podría decir que el ex-presidente Mora fue fusilado.
La definición que los diccionarios oficiales dan de la partícula ex, así lo indica. Leamos el de la Academia: “que fue y ha dejado de serlo”. La construcción verbal “ha dejado” (en vez de “dejó”), implica que la persona está viva. El Diccionario Panhispánico, dice que ex “se antepone a sustantivos o adjetivos con referente de persona, para significar que dicha persona ha dejado de ser lo que el sustantivo denota”. Fijarse de nuevo en la forma verbal “ha dejado” y no “dejó”, con lo cual indica que la persona a quien se antepone el ex está viva. Aunque, como dije antes, al hablar de Juan Rafael Mora, pueda usarse en un relato histórico sobre hechos que le ocurrieron a la persona cuando aún vivía y había dejado de ejercer el cargo que tuvo.
En las recientes publicaciones sobe el hallazgo de desconocidos trabajos de José María Figueroa, es claro que se encontraban en la biblioteca del ex-presidente Rafael Yglesias.

Alberto F. Cañas
[email protected]