China celebra el primer día de su año del Buey
Enviar
China celebra el primer día de su año del Buey


Pekín
EFE

En medio de un auténtico bombardeo de fuegos de artificio celebró China la llegada del año nuevo lunar, su mayor festividad, que según el calendario chino este año corresponde con el del Buey, uno de los doce animales del zodíaco chino.
La mañana de ayer se reanudó el estruendo de cohetes con los que los chinos dieron la bienvenida al año nuevo, una tradición con la que se supone ahuyentan a los malos espíritus y con la que despiden al año anterior, que fue el de la Rata.

El Buey representa para los chinos el trabajo, el esfuerzo y el éxito, virtudes con las que esperan superar la crisis económica.
El primer día del año, o “bainian”, está dedicado a visitar a los familiares y a acudir a los templos para pedir la buena fortuna en el ciclo que comienza, disfrutar de las danzas de dragones y leones y de espectáculos de títeres o de ratones amaestrados. Las ferias de los templos durante el festival de la Primavera, el “Chun Jie”, que ayer dió comienzo, son una auténtica concentración de cultura tradicional china difícil de ver en otro momento del año.
En Pekín, el templo de la Tierra y los taoístas de Dongyuemiao y Baiyunguan acogieron ayer a millones de pequineses en busca de cobijo espiritual para empezar el año.
“Por fortuna este año no hace tanto frío como el pasado”, señaló a Efe una pequinesa en el templo de Dongyuemiao.
Uno de los platos típicos de este día es el “labazhou”, una sopa dulce de arroz y otros cereales como el mijo, el sorgo o la cebada, que se puede degustar en los templos.
Como marca la tradición, la gran celebración dio comienzo en cuanto cayó la primera noche de luna nueva tras el solsticio de invierno.

Ver comentarios