Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



GLOBAL


Chávez suma a Sidor a su plan nacionalizador

| Jueves 10 abril, 2008



Gigante siderúrgico es propiedad de grupo italo-argentino
Chávez suma a Sidor a su plan nacionalizador

Consorcio deberá desprenderse del 60% de la Siderúrgica del Orinoco

Caracas
EFE

Hugo Chávez, presidente de Venezuela, ordenó ayer la nacionalización de la siderúrgica Sidor, del grupo italo-argentino Ternium Techint, dentro de un plan estatizador que ya alcanzó al cemento, el petróleo, la electricidad y la telefonía.
El anuncio lo hizo el vicepresidente del país, Ramón Carrizalez, quien intentó desde el martes y hasta las primeras horas de
ayer poner fin a un conflicto laboral de más de un año que incluyó una decena de huelgas convocadas por el sindicato del sector.
La empresa siderúrgica —privatizada en 1997 por unos $1.200 millones— y sus trabajadores negociaban infructuosamente desde marzo de 2007 el nuevo contrato colectivo.
“Estaba en contacto con el presidente, le dije que con una gran arrogancia la empresa se estaba levantando de la mesa de negociación porque no tenía ninguna contrapropuesta y (Chávez) me instruyó que les informara que el Gobierno toma el control de la empresa”, dijo Carrizalez en una rueda de prensa.
El consorcio “colonizador”, como lo llamó Carrizalez, básicamente de la familia argentina Rocca, deberá desprenderse del 60% de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) que controla en la actualidad.
El Estado y los trabajadores venezolanos se reparten hasta ahora en partes iguales el 40% restante.
La reversión de esos porcentajes figura entre las opciones sobre la nueva propiedad, porque “no estamos cerrados a ningún esquema” y el que se decida será fruto de una posterior negociación con los representantes de Ternium Techint, añadió Carrizalez.
El programa nacionalizador venezolano no registra incautaciones, al privilegiar acuerdos de compraventa o asociación en empresas mixtas, con previas o posteriores indemnizaciones.
Sin embargo, el Estado venezolano no ha quedado exento de litigios judiciales, como el que recientemente intentó la gigante del petróleo Exxon Mobil, que fracasó por esa vía y ahora deberá limitarse a lo que decida un arbitraje internacional.
Una vez que Carrizalez informó de la suerte de Sidor, José Meléndez, portavoz de los obreros, aseguró que “existe júbilo” entre ellos, que ven así “la concreción del sueño de los trabajadores del socialismo del siglo XXI”.
Tras el anuncio
, los gerentes “llamaron a la familia Rocca en Argentina, a (la presidenta Cristina Fernández de) Kirchner, pero nosotros sabemos que la posición del presidente Chávez (...) es que no se va a echar atrás”, destacó Meléndez.
El gerente de Planeamiento Industrial de Sidor, Luis Domínguez, dijo a Efe que la nacionalización “no es necesaria ni imperativa a la luz de los resultados que ha tenido (la empresa) en manos privadas”.
“Sidor se ha convertido en el puntal y factor dinamizador de la región de Guayana y de todo el país”, aseguró Domínguez, y consideró que “lo que se ha hecho en diez años (de privatizada) es importante”.
La industria puede mostrar una “significativa lista de logros”, entre ellos el aumento de la producción de acero líquido de 2,9 millones de toneladas en 1998 a 4,3 millones en 2007, e inversiones de “más de 925 millones de dólares” desde 1998, agregó Domínguez.
Luis “Acarigua” Rodríguez, líder sindical de Sidor, señaló el lunes que el grupo ítalo-argentino había “maltratado y vejado al país y a los trabajadores”, y reiteró que desde 1997 unos “18 obreros” siderúrgicos han muerto en accidentes laborales.
Carrizalez confirmó ese extremo y relató que escuchó de los gerentes “posturas intransigentes, ofensivas y prepotentes, que buscaban mantener los esquemas de explotación bárbara a los que han estado sometidos estos trabajadores”.
La infraestructura de Sidor, situada a unos 800 kilómetros al sureste de Caracas, la componen una veintena de instalaciones donde se produce acero, laminados en caliente y frío, hierro y tuberías.