Enviar
Cede tensión en Israel

Gestión de Egipto para alto al fuego entre gobierno israelí y Hamas parece dar fruto


Jerusalén
EFE

Las gestiones realizadas por Egipto entre Israel y Hamás parecen dar sus primeros frutos para un acuerdo de alto el fuego, aunque Ehud Olmert, primer ministro israelí, insista en que no ha entablado contacto alguno con los islamistas palestinos.
“No hay ningún acuerdo de alto el fuego con Hamás, ni hay con ellos conversaciones directas ni indirectas”, afirmó ayer Olmert públicamente, en respuesta a las declaraciones de los responsables palestinos e insistentes especulaciones en la prensa local sobre el esbozo de un compromiso con los gobernantes de Gaza.
Y es que después de doce días de intensos enfrentamientos armados en la frontera entre Israel y la franja, que costaron la vida a más de 125 palestinos y cinco israelíes, en las últimas 72 horas las hostilidades se han reducido de forma considerable.
Testigos presenciales sostienen que la aviación israelí dejó de sobrevolar permanentemente la franja desde el viernes, mientras que las milicias palestinas han disparado desde ese día sólo tres cohetes, frente a los cincuenta diarios de la semana anterior.
Consultado por Efe sobre qué, si no es un acuerdo, puede explicar el descenso de la violencia, el portavoz de Olmert, Mark Regev, explicó que “si no hay cohetes, si no hay suicidas, si no hay contrabando de armas hacia Gaza, no nos veremos obligados a actuar”.
Pero en la práctica, todos los analistas coinciden en señalar que detrás de la relajación de la tensión están las presiones de Egipto a Israel y a Hamás para que interrumpan sus ataques.
Egipto ha quedado a cargo de la mediación por encargo de la secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, quien la semana pasada visitó la región en medio de una escalada militar que puso en peligro la continuidad del proceso de paz iniciado en Annapolis.
Como Israel, también Hamás coincide en que el acuerdo aún no se ha alcanzado, porque cualquier “calma deberá llegar acompañada del levantamiento del bloqueo (a Gaza)”, que tanto daño humanitario causa a la población de la franja.
Israel tiene completamente bloqueada la franja desde junio de 2007, cuando los islamistas se alzaron contra el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás.
Frente a los desmentidos de unos y otros, Abás ha asegurado que sí existe un acuerdo, sino global al menos de principio.
Así se lo ha informado al rey de Jordania, Abdallah II, en una reunión ayer en Amán, según la televisión panárabe Al-Arabiya, al explicarle que Israel se ha comprometido a no atacar a líderes de Hamás ni de la Yihad Islámica a cambio de que estos grupos no disparen cohetes desde Gaza.
Todo ello, para facilitar las gestiones egipcias y que se pueda empezar a gestionar un acuerdo a largo plazo que apoye las negociaciones de paz; una idea que él mismo le planteó a Rice la semana pasada.
Esa tregua parece ser la solución más viable a años de enfrentamientos armados entre un país, Israel, que se niega a dialogar con una organización terrorista, tanto por sus atentados como por rechazar eliminar de su carta fundacional el llamamiento a exterminar al Estado judío, y Hamás.
Para Hamás, la tregua que lleva ofreciendo desde hace meses al “enemigo sionista” es un balón de oxígeno ideal en momentos en que las condiciones humanitarias de la población de Gaza se deterioran día a día, y también para reiniciar un acercamiento a la ANP, de la que se marginó con la sublevación de 2007 que expulsó de la franja a las fuerzas leales a Abás.
Ver comentarios