Enviar
Sábado 18 Octubre, 2014

Que los cuerpos policiales del país cada vez tengan más recursos y mejores condiciones para realizar su valiosa labor


Capacitación en Seguridad Pública


Es lamentable que mientras los delincuentes obtienen más armas, la ciudadanía se ve cada vez más expuesta a ellos, ya que nuestros policías no tienen suficiente conocimiento ni capacitación para el manejo de armas de fuego, según han reconocido las mismas autoridades del Ministerio de Seguridad Pública (MSP).
El ministro Celso Gamboa recientemente emitió un acuerdo que ordena a la Dirección Nacional de Armamento no autorizar permisos de importación de ciertas armas que aunque son permitidas por la ley, su apariencia física simula las armas prohibidas. En el documento reconoce que la medida se debe a que las autoridades policiales se confunden y pueden incurrir en error.


Adicionalmente, en una nota enviada el 12 de junio anterior por la Dirección General de Armamento a la Jefe de la Comisión Legislativa Permanente Especial de Seguridad y Narcotráfico, refiriéndose a los altos estándares de evaluación que se impondrían a los ciudadanos que opten por la inscripción y portación de armas de fuego en caso de que se aprobase el Proyecto de Ley 17977 impulsado por la Asociación Pro Defensa Civil y de la Seguridad Ciudadana, se indica: “…no es proporcional solicitarles a los particulares el poseer pericias que no han desarrollado los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley”; es decir, se reconoce nuevamente la falta de capacitación y pericia por parte de los oficiales del Ministerio.
El informe de la Contraloría, emitido a principios de agosto, titulado “Prácticas de tiro y permiso de portación de armas para personal policial del Ministerio de Seguridad Pública requiere mejoras”, señala que el país carece de una política institucional que oriente las prácticas de tiro que realiza el personal policial del MSP.
Además, las actividades de capacitación y entrenamiento que se realizan en esa materia, no responden a una programación periódica.
El informe también indica que los permisos para portar armas por parte de los funcionarios policiales se emiten por un periodo de cuatro años y deberían ser por dos años y sin la participación del Departamento de Control de Armas y Explosivos de la Dirección General de Armamento, de acuerdo con lo que la normativa establece y que el Sistema de Registro Académico (SIRA), en el cual la Escuela Nacional de Policía lleva el registro de los cursos que imparte a los funcionarios policiales del Ministerio presenta diversas inconsistencias.
Ya anteriormente, en mayo de 2010, el entonces ministro de Seguridad Pública, José María Tijerino, lamentó que el policía está muy mal entrenado y dijo que hay algunos que han disparado 75 veces en toda su vida. Si este dato se compara con el de un usuario civil que regularmente realiza prácticas en un polígono autorizado y que solo en un día de práctica hace 200 tiros o más, es evidente la enorme diferencia en las destrezas que se pueden lograr.
Desde Pro Defensa, instamos al señor ministro Celso Gamboa, para que se ejecuten las acciones válidas y necesarias para que los oficiales de Fuerza Pública gocen de más y mejor capacitación y entrenamiento y hacemos un llamado vehemente para que los distintos cuerpos policiales del país cada vez tengan más recursos y mejores condiciones para realizar su valiosa labor.

Mauricio Alvarado

Asociación Pro Defensa Civil