Enviar
Candidatos preparan su primer debate en EE.UU.

Obama calienta en la sombra motores para debate y McCain a plena luz pública

Washington
EFE

Barack Obama, aspirante demócrata a la Casa Blanca, estaba “encerrado” ayer con sus asesores en Florida, donde se prepara para el primer debate con su rival John McCain, quien sigue adelante con su cargada agenda electoral.
Los candidatos presidenciales se verán las caras el viernes en Misisipi, uno de los estados del sur del país, durante un debate de 90 minutos que girará en torno a la política exterior y la seguridad nacional, los dos fuertes de McCain.
El encuentro, el primero de tres debates presidenciales que se celebrarán entre el viernes y el próximo 15 de octubre, llega en medio de un empate técnico entre McCain y Obama, lo que no hace más que reforzar la importancia de la cita.
La batalla dialéctica se librará, además, en medio de la peor crisis financiera de los últimos 80 años, que se desbocó la semana pasada tras la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers y que se prevé salga a relucir durante el “careo” del viernes.
Los observadores insisten en que cualquier paso en falso podría resultar fatídico para las aspiraciones presidenciales de los dos candidatos, de ahí que ambas campañas lleven semanas preparándose para el encuentro.
Obama intensificó los preparativos a partir de ayer durante una estancia de tres días en Florida que dedicará de forma casi exclusiva a calentar motores para el debate de Misisipi.
El senador de 47 años realizó ayer una entrevista televisiva pero aparte de eso tiene la agenda vacía y su equipo de campaña confirmó a Efe que se dedicará a entrenarse para el viernes.
Greg Craig, un abogado de Washington que defendió al presidente Bill Clinton en el caso Monica Lewinsky, hará el papel de McCain en las sesiones de preparación de Obama.
Craig fue también defensor de John Hinckley, que intentó asesinar al presidente Ronald Reagan, y cuenta también entre sus ex clientes al padre de Elián González, el niño cubano que protagonizó una sonada disputa por su custodia entre parientes suyos de Miami y su progenitor quedado en Cuba.
El letrado está curtido ya en estas lides, al haber “interpretado” al actual inquilino de la Casa Blanca, George W. Bush, cuando el demócrata John Kerry afilaba sus dotes retóricas para debatir con Bush en el 2004.
Obama, un político con reconocidas dotes de orador tiene un desempeño irregular en los debates, un formato en el que parece sentirse más cómodo el combativo McCain.
El “presidenciable” demócrata deberá convencer a los votantes de que es la persona adecuada para liderar el necesario cambio en un país con dos guerras abiertas y una economía en caída libre.
En el caso de McCain, el debate le ofrece la oportunidad de alimentar las dudas de los votantes sobre la experiencia y capacidad de liderazgo de su rival, y de demostrar, al mismo tiempo, que él está en plena forma a sus 72 años.
El senador por Arizona, un veterano de la guerra de Vietnam y defensor de la guerra de Irak, parte en principio con ventaja para un debate que gira en torno a los temas que domina.
McCain se ha preparado durante las últimas semanas para el evento estelar del viernes, aunque no ha trascendido quién hará el papel de Obama durante “los ejercicios” de última hora.
El candidato republicano participó ayer en varios actos en Ohio y Michigan y viaja a última hora del día a Nueva York, donde mañana tiene previsto entrevistarse con el presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, con el de Ucrania, Víctor Yúschenko, y con el primer ministro indio, Manmohan Singh, según su equipo.
El jueves pasará la hoy en Nueva York y por la tarde emprenderá camino hacía la Universidad de Misisipi, lugar donde se celebrará el debate. Se prevé que destine tiempo el jueves y el viernes a prepararse para el cara a cara con Obama, que comenzará a las 01.00 GMT del sábado.
Ver comentarios