Caída del petróleo acumula pérdidas de bonos
Enviar

Caída del petróleo acumula pérdidas de bonos

Acumular este año $50 mil millones de bonos basura de empresas de energía de los Estados Unidos puede haber parecido una buena idea cuando el petróleo superaba los $100 por barril y los rendimientos eran de un bajo nivel récord.
En la actualidad los precios declinan hacia $80, y los compradores de bonos han experimentado una pérdida de valor de mercado de $1.800 millones, además de temer que se haya extendido demasiado crédito y con excesiva rapidez en el contexto del auge de esquisto de los Estados Unidos.


Los precios de $1.600 millones de bonos de grado especulativo que vendió la firma de exploración del ex máximo responsable de Chesapeake Energy Corp., Aubrey McClendon, han caído 19% desde su emisión en julio. Otros $1.100 millones que emitió el mismo mes Paragon Offshore Plc han declinado 28%.
Como la capacidad crediticia de las compañías productoras de gas y petróleo está directamente relacionada con el valor de sus reservas, la caída de los precios de los productos primarios aumenta el riesgo de que las empresas enfrenten una escasez de financiamiento de persistir la liquidación.
Los bonos basura que emitieron las empresas de energía, que este año han representado un récord de 17% de los $294 mil millones de deuda de alto rendimiento que se vendió en los Estados Unidos, han perdido un promedio de casi 4% de su valor de mercado desde la emisión, según datos que recopiló Bloomberg.
“A la gente le preocupa la capacidad de reembolso”, dijo en entrevista telefónica Ashish Shah, jefe global en Nueva York de estrategias de crédito de AllianceBernstein Holding LP. “El costo de lo que producen declina, y lo hace con gran rapidez”.
La negociación de bonos de grado especulativo de empresas de energía ha representado por lo menos el 16% del total de la emisión basura en los Estados Unidos en los dos últimos dos años en tanto las firmas acumulaban deuda para financiar proyectos de exploración, indican datos de Bloomberg. El promedio habitual desde 2002 ha sido de 11%.
De las pérdidas que han experimentado los compradores de valores emitidos este año, $1.600 millones se produjeron antes del vencimiento de los primeros pagos de intereses, según surge de los datos.
En junio, cuando los precios del petróleo alcanzaron el nivel más alto en tres años, los rendimientos de los bonos de energía de 5,7% coincidieron con el índice más amplio de Alto Rendimiento de los Estados Unidos de Bank of America Merrill Lynch, lo cual los hizo atractivos a los ojos de algunos inversores, dijo Shah, cuya firma administra US$262 mil millones en activos de renta fija y redujo sus compras de deuda empresarial de energía este año. Ahora los inversores exigen un rendimiento de 7,1%, 53 puntos básicos más que el promedio del índice.

Bloomberg


Ver comentarios