Enviar
Caería inversión extranjera en la región

Washington
EFE


La inversión privada extranjera en América Latina se reducirá este año en un 9,9%, hasta $105.400 millones, según señaló el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), la mayor asociación de banca del mundo.
Esta disminución representa una “ligera moderación desde cifras anteriores muy altas”, explicó el primer subdirector gerente y economista principal del IFF, Yusuke Horiguchi, en la presentación del informe “Economía Global y Mercados de Capitales para 2008”.
De acuerdo con el cálculo realizado por el IFF, la región obtuvo el año pasado $117 mil millones en inversión extranjera, lo que supone un incremento importante frente a los $46.300 millones de 2006 y los $70.400 millones de 2005.
Este año América Latina recibirá $11.600 millones menos que en 2007, lo que supone “una reducción muy pequeña” y denota que la inversión extranjera “se mantiene todavía muy alta”, afirmó Horiguchi.
Detrás de esta disminución se encuentra el hecho de que los países latinoamericanos han hecho “buenos cambios en sus políticas fiscales” durante los últimos años.
“Cuando esta tendencia se mantiene durante un tiempo, los resultados se ven”, señaló Horiguchi, quien indicó que debido a las reformas fiscales acometidas en los últimos años, lo
s gobiernos de América Latina ya no necesitan “tomar prestado tanto dinero”.
Pese a estas reformas, la región “tiene todavía un largo camino por recorrer”, dijo el experto.
En cuanto al conjunto de países emergentes, el IFF ha revisado al alza sus previsiones sobre el flujo de capital privado en 2008, al elevar sus cálculos en $77 mil millones.
Así, estos mercados obtendrán una inversión extranjera de $670 mil millones este año, frente a los $681 mil millones que el IFF calcula habrán recibido en 2007.
Esta revisión indica que los países emergentes “están en buena posición para soportar las turbulencias que registran mercados más maduros”, señala el informe.

En cuanto a las previsiones de crecimiento económico para América Latina, el IFF calcula que la región experimentará un avance menor que en 2007, cuando el Producto Interior Bruto (BIB) aumentó un 5,2%, de acuerdo con sus previsiones preliminares.
En este sentido, la institución prevé que el PIB de la región crecerá un 4,6% en 2008 en línea con la tendencia bajista que experimenta la economía global.
El IFF también indica que la economía latinoamericana se desacelerará debido a las políticas macroeconómicas más estrictas que aplican los países para contrarrestar la subida de precios.
La demanda doméstica continuará siendo el principal catalizador de su crecimiento.
Entre los países más afectados por la desaceleración destacan Venez
uela y Argentina, que registrarán descensos “más rápidos desde cifras insostenibles”.
Un aspecto que destacan los analistas del IFF es el aumento de la inflación en la región, que ha registrado un alza de 1,3 puntos porcentuales, hasta el 6%, el año pasado.
El IFF observa con preocupación los porcentajes de inflación de Argentina y Venezuela, que “intentan contener el desajuste controlando los precios o aumentando el gasto público”, según Horiguchi.
Los altos precios de las materias primas, el menor crecimiento de las exportaciones y el rápido aumento de las importaciones, la apreciación de la moneda local y la tendencia bajista de toda la economía global, continuarán mermando el superávit de la balanza comercial de América Latina, que se reducirá a $82 mil millones en 2008.
La balanza por cuenta corriente, por su parte, experimentará la misma evolución y el superávit se verá reducido de $27 mil millones a $8 mil millones este año.
El crecimiento de la economía global se desacelerará en 2008 del 3,5% registrado en 2007 al 3,1%.
El crecimiento será más lento en la primera mitad del año, pero en la segunda mitad se recuperará, según el IFF.
Las mayores economías industriales experimentarán un descenso del 2,4% al 2,1%, mientras que las economías emergentes registrarán una caída del 7,3% al 6,9% durante este año.
Un entorno difícil, caracterizado por continuas tensiones en los mercados de crédito y por el encarecimiento de crudo, contribuyen a un menor crecimiento de la economía global.
El IFF no ve, de momento, un escenario de recesión para Estados Unidos, pero reconoce que la primera economía mundial se encuentra en un “punto de inflexión”.
Ver comentarios