Enviar
Bush alaba a Martin Luther King

Hillary Clinton, Barack Obama y John Edwards tuvieron palabras de admiración hacia el líder de la lucha contra la segregación en EE.UU.

Washington
EFE


George W. Bush, presidente estadounidense, alabó ayer la figura y el legado del líder de los derechos civiles Martin Luther King, y pidió a los estadounidenses que recuerden al célebre activista ayudando a las personas necesitadas.
“Al querer al vecino como a uno mismo, dando al que padece y viviendo una vida de gratitud y compasión, podemos convertir Estados Unidos en un lugar mejor y cumplir con el sueño de Martin Luther King”, dijo Bush, en un acto celebrado en una biblioteca de Washington D.C.
Estados Unidos conmemoró ayer los casi 40 años del asesinato de Martin Luther King, líder de los derechos civiles de Estados Unidos en la década de los 50 y 60 que lideró protestas pacíficas en contra de la segregación y discriminación de los afroamericanos.
Las palabras más famosas de Luther King fueron pronunciadas en 1963 ante el monumento en honor del presidente estadounidense Abraham Lincoln (1861-1865), en Washington D.C. cuando exclamó: “I Have A Dream”, una frase que dio la vuelta al mundo.
Luther King, que fue asesinado en abril de 1968 en Memphis (Tennessee), se refería así a su sueño de que llegaría el día en que la sociedad de Estados Unidos asumiría que todas las personas son iguales y nacen con iguales derechos.
Cuatro décadas después, tal y como recuerdó ayer en su portada el diario “USA Today”, las diferencias raciales aún siguen abiertas, como demuestran algunas de las 125 ciudades que se vieron azotadas por la violencia racial ocurrida en esas décadas, donde la ira desatada en varios barrios de afroamericanos se ve todavía reflejada en los edificios afectados entonces.
En un momento en el que los blancos dejaban el centro por los alrededores de las ciudades, las revueltas en 125 ciudades que ocasionaron la muerte de 46 personas, heridas a 2.600 y la detención de otras 21.000 precipitó también la marcha de los suburbios de las familias de los negros de clase media.
Ayer, algunos de esos vecindarios escenario de los enfrentamientos raciales siguen luchando por curar las heridas abiertas entonces.
Este es el caso de la parte este de la ciudad de Kansas o el barrio North Lawndale de Chicago, recuerda el diario, zonas que han experimentado poco cambio desde entonces.
En un acto celebrado en una biblioteca de la capital estadounidense que lleva el nombre de Martin Luther King, Bush, acompañado de su esposa, Laura, señaló que la festividad ofrece la posibilidad de “renovar nuestro deseo más profundo de que Estados Unidos sea una tierra prometida para todo el mundo, así como un país de justicia y de oportunidades”.
A su vez animó a los estadounidenses a realizar trabajos como voluntarios durante todo el año y dijo que Martin Luther King es una “figura sobresaliente de Estados Unidos, por lo que honramos su servicio, su valor y su visión”.
Antes de su intervención Bush participó junto a un grupo de escolares en una clase para mostrar cómo Luther King luchó por la igualdad social.
El presidente preguntó entonces a los niños cómo podían hacer un mundo mejor, pero no contestó ni uno de los alumnos.
Ante el silencio, Bush dijo que para lograrlo había que “querer al vecino”, mientras que su esposa resaltó la necesidad de practicar el voluntariado.
Durante su presidencia Bush ha conmemorado la celebración del Día de Martin Luther King de maneras tan distintas como depositar una corona de flores ante la tumba del luchador por la igualdad racial o pronunciar un discurso ante una iglesia principalmente frecuentada por ciudadanos negros.
El año pasado Bush visitó el edificio central de los Archivos Nacionales en Washington, donde contempló el documento original de la Proclamación de la Emancipación, que selló en 1827 la abolición de la esclavitud en Nueva York.
Entre los distintos actos conmemorativos celebrados ayer en todo el país, de los cuales el principal tuvo lugar en la iglesia baptista de Ebenezer de Atlanta, donde acudía habitualmente el líder pacifista, destaca el que compartieron tres de los aspirantes a la candidatura del Partido Demócrata a la Presidencia de Estados Unidos.
Hillary Clinton, Barack Obama y John Edwards tuvieron palabras de admiración hacia Luther King en un acto celebrado en las escalinatas del capitolio de Carolina del Sur, donde se celebrarán las primarias demócratas dentro de cinco días.
Luther King predicó entre 1960 y 1968 en la Iglesia Ebenezer.
Ver comentarios