Brenes sugiere plan de Gobierno para sacarla de Procuraduría
“No tengo duda de que me estaban pidiendo que me fuera, me ofrecieron una salida, no al terminar la gestión, sino en este momento. Eso me quedó claro”, explicó Brenes. GERSON VARGAS/LA REPÚBLICA
Enviar

Soley le ofreció cinco embajadas y un puesto en una junta directiva

Brenes sugiere plan de Gobierno para sacarla de Procuraduría

Supuesto caso de corrupción es una “fábula periodística”, según Ministro de la Presidencia

Con la voz entrecortada y lágrimas a flor de piel al defender la independencia de la institución que dirige, Ana Lorena Brenes, procuradora general, dejó entrever ayer que el Gobierno intentó por medio de un plan, quitarla de en medio.
Cinco embajadas, incluidas la de Italia, Noruega y Suiza, un puesto en cualquier junta directiva del Estado, y hasta una asesoría legal para un hospital, fueron los ofrecimientos que supuestamente hizo Daniel Soley, exviceministro de la Presidencia a esa funcionaria para que dimitiera al cargo.
Brenes indicó ayer ante los diputados de la Comisión de Ingreso y Gasto Público, que se sintió “amenazada” por la solicitud de Soley, quien le hizo comprender que la quieren fuera de la Procuraduría.
La funcionaria explicó que esta es la primera vez en diez años, que se le hace un ofrecimiento de ese tipo, a pesar de que en el pasado elaboró informes contrarios a los intereses del Gobierno.
La reunión entre Brenes y Soley se dio en principio en las instalaciones de la Procuraduría, no obstante, al finalizar la jornada de trabajo, el exviceministro invitó a la funcionaria a tomar café en un restaurante cercano, pues “tenía hambre”.
Aprovechando la relación de amistad y el nuevo escenario en donde no había otro funcionario público, Soley supuestamente hizo los ofrecimientos.
En ese sentido, Brenes contó a los legisladores que él le manifestó que merecía un “ascenso” en su carrera, por lo que un puesto en el servicio exterior era una buena opción, sobre todo, porque a ella le queda solo un año en el cargo.
Como la procuradora le manifestó al exviceministro que no habla inglés, este le indicó que podía colocarla en República Dominicana y si quería estar “cerca de la familia”, en Panamá, donde “Costa Rica tiene una relación comercial fuerte”.
Sobre Italia, Soley le recordó que es un país “muy hermoso, donde además se encuentra el Vaticano”.
Por otra parte, el exviceministro le recomendó a Brenes pedir un permiso sin goce de salario, con el objetivo de que al regresar de su puesto diplomático, pudiera continuar en su plaza en la Procuraduría.
Ante la sorpresa y negativa de Brenes, Soley le advirtió que él no iba a hacer nada en su contra, pero que tenía que recordar que “hay un nombramiento de procurador rondando por ahí”.
Asimismo, manifestó la molestia del Gobierno en caso de que fuera un “funcionario incómodo”.
“La Procuraduría no se merece un irrespeto de esta magnitud. No tengo duda de que me estaban pidiendo que me fuera, me ofrecieron una salida, no al terminar la gestión, sino en este momento. Eso me quedó claro”, explicó Brenes.
A pesar de que la funcionaria se sintió amenazada por los ofrecimientos de Soley, también dejó claro que en ningún momento este le manifestó que seguía órdenes de Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia, o del presidente Luis Guillermo Solís.
Sin embargo, cuando un diputado le preguntó por el poder que ostentaba el exviceministro para ofrecer un catálogo de puestos en la función pública y en el exterior, Brenes sí mostró dudas de que su actuación fuera unilateral.
“Cuando se analiza lo que pasó, sí se generan algunas de si Daniel actuó solo o no. Es un tema de percepción, pero no puedo hacer una afirmación en ese sentido. En lo personal no pregunté, pues me costó mucho analizar lo que él me estaba diciendo. Las funciones de un viceministro de la Presidencia son otras”, agregó Brenes.
Por otra parte, Brenes informó que ella misma le comunicó al mandatario de la reunión que sostuvo con Soley y que este se mostró sorprendido y prometió llevar a cabo una investigación y sentar responsabilidades.
Al cierre de edición, Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia, se encontraba compareciendo ante los diputados.
En sus primeras declaraciones, consideró el caso de corrupción como “una fábula periodística”.
Por otra parte, negó que Soley hiciera un ofrecimiento de ese tipo a la procuradora y negó tener conocimiento del polémico encuentro.
“Me dijo que hablaron (Soley y la procuradora) largo y tendido sobre varios temas. La razón se dio por iniciativa de Daniel y no tenía instrucciones de nada y no tenía que reportarme resultados”, afirmó Jiménez.
Para este mediodía, los diputados recibirán a Soley.

201501212242380.n11.jpg

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios