Enviar
Brasil reduce estímulo al normalizarse los préstamos
Economía de $1,6 billones crecerá un 4,5% el año próximo, de acuerdo con previsiones de casi 100 analistas

Bloomberg

El banco central de Brasil dio el primer paso para retirar las medidas de estímulo porque los mercados de crédito están volviendo a lo normal “gradualmente” tras una crisis financiera mundial.
Banco Central do Brasil endureció las reglas de encaje legal de los bancos. Ahora estos entes pueden satisfacer dichos requisitos comprando préstamos solo de prestamistas que tengan activos por no más de 2.500 millones de reales ($1.400 millones), en vez del límite anterior de activos por 7 mil millones de reales, según un comunicado del banco central.
Para combatir la crisis crediticia que sumió a Brasil en su primera recesión desde 2003, el banco central, encabezado por el presidente Henrique Meirelles, inyectó unos 100 mil millones de reales en los mercados de dinero a fin de fomentar el crecimiento económico estimulando los préstamos.
“El banco central está retirando las medidas porque el país ya no está en una crisis”, dijo Alexandre Lintz, estratega jefe de BNP Paribas en Sao Paulo, quien agregó que “esto ciertamente no es un cambio de política, sino un intento de permitir que el mercado funcione con menos artificios”.
Las tasas de interés más bajas hasta la fecha y la reducción de los impuestos contribuyeron a sacar a la mayor economía latinoamericana de una recesión en el segundo trimestre. La economía de $1,6 billones crecerá un 4,5% el año próximo, según la mediana de las previsiones en un sondeo del banco central a unos 100 analistas.
El producto interno bruto aumentó un 1,9% en el plazo de abril a junio, ambos inclusive, respecto del trimestre anterior.
Los operadores del mercado esperan que el banco central suba las tasas de interés a principios del año que viene para domar la inflación al acelerarse el crecimiento económico, a juzgar por los contratos de futuros.
El central pronosticó que la inflación subirá a un 4,6% en el primer trimestre de 2011, por encima del punto intermedio de la meta del país en cuanto al aumento de los precios.
Por su parte, las nuevas medidas de encaje legal anunciadas no afectarán la liquidez, dijo el banco. Para compensar las reglas más estrictas en materia de compra de préstamos, el ente monetario redujo la cuota de depósitos a plazos que debe formar parte del encaje, a un 13,5% desde un 15%, y bajó la porción del encaje que los bancos deben mantener en efectivo al 55% desde el 60%.
“Parece que el central está tratando de ajustar la gestión de la liquidez, porque las condiciones crediticias van camino de la normalidad”, escribió Alexandre Schwartsman, economista jefe de Banco Santander SA en Sao Paulo.


Ver comentarios