Enviar
Jueves 27 Junio, 2013

Mi ruta sería mejorar la puntuación de Costa Rica en el índice de estabilidad laboral 2014, por medio del impulso profundo y sostenido al emprendedurismo y la empresariedad


Bienestar laboral

En este 2013, el índice de bienestar laboral colocó a Costa Rica en el tercer puesto a nivel latinoamericano, detrás de Colombia y México, países que lideran dicho índice, según un estudio dirigido por segundo año consecutivo por Regus, el más grande proveedor a nivel mundial de lugares de trabajo flexibles al facilitar a personas y empresas trabajar donde, como y cuando quieran.
El promedio global del índice de equilibrio entre el trabajo y la vida personal (Work-Life Balance) fue de 120 puntos para este año.
El estudio está basado en las opiniones de 26 mil profesionales en más de 90 países. Entre las opiniones de estos profesionales se destaca el hecho de que el bienestar en el trabajo incrementa cuando se dirige un negocio propio, debido en gran parte a que los dueños de negocios disfrutan de un trabajo mucho más flexible que los empleados, derivando en un mayor control sobre el manejo de su tiempo, lo que les permite decidir cuánto tiempo dedicar al trabajo y cuánto a sus vidas personales —cuándo y cómo trabajar.
La posición de Costa Rica en el podio de los países con mayor bienestar laboral no sorprende. Recordemos que en el pasado ya hemos sido coronados como el país más feliz del mundo.
Los resultados del ranking son alentadores. Además, las autoridades con poder de decisión y de implementación de cambios en el ámbito público y privado aún pueden tomar medidas para mejorar la calidad de vida de la población económicamente activa (PEA) de este país. El proyecto de ley para flexibilizar las jornadas laborales constituye una herramienta contundente que no debe quedar en el olvido si queremos mejorar el bienestar de nuestros ciudadanos.
Jornadas laborales más flexibles, por mencionar solo una herramienta de este campo de acción, pueden permitir a los trabajadores atender mejor su vida personal y familiar. A nuestras empresas, lograr mayor competitividad al poder adaptarse con más velocidad y a un menor costo a los cambios coyunturales y a las características propias de su negocio. Al gobierno, reinventar su propuesta de generación de valor a la sociedad, disminuir la fuga de cerebros, dinamizar su presencia internacional, mejorar el atractivo del país para aumentar los flujos de inversión extranjera directa y, por ejemplo, evidenciar ventajas competitivas que ofrece el país para el establecimiento en nuestro territorio de sedes regionales de los más importantes organismos internacionales o zonas económicas como la que está analizando establecer en Costa Rica el Banco de Desarrollo Chino.
El promedio de “aguante” de un trabajador en un mismo empleo es de tres años. Probablemente ustedes coincidan conmigo en que esa estadística aumentaría si se mejora estructuralmente, a nivel país el bienestar de la PEA.
Mi ruta predilecta sería mejorar la puntuación de Costa Rica en el índice de estabilidad laboral 2014, por medio del impulso profundo y sostenido al emprendedurismo y la empresariedad, y así tener más dueños de empresas capaces de controlar su tiempo y asignarlo eficientemente entre trabajo y vida personal/familiar. La realidad del mercado laboral es que siempre habrá quienes trabajen para otros, de ahí que como sociedad tenemos una gran responsabilidad y no debemos conformarnos con tener una posición favorable en una escala internacional.
Según la revista Fortune, Google sería el mejor lugar para trabajar en este 2013. Son empresas como Google que muestran un alto nivel de eficiencia y productividad, las que debemos tomar como eje de comparación para brindar el punto de equilibrio de bienestar laboral que debemos impulsar como política-país, tanto desde el sector público, como el sector privado.

Alejandra Esquivel Guzmán

Gerente general GEFISA
[email protected]