Enviar

En los años recientes, se viene cuestionando cada vez más la capacidad que tienen indicadores económicos como el PIB (Producto Interno Bruto) para medir elavance de las naciones. A partir de la publicación del Reporte de la Comisión Sobre la Medición del Desempeño Económico y el Progreso Social (Comisión Stiglitz-Sen-Fitoussi), (2015) quedan claras las limitaciones que hoy muestran las estadísticas convencionales para reflejar el verdadero nivel de progreso y el bienestar de una sociedad.

“La adecuación de los instrumentos actuales de medición del desarrollo económico, en particular los que se basan únicamente en el PIB, resulta problemática desde hace mucho tiempo”, señalan los expertos en dicho informe. La medición a partir del número de bienes de consumo (PNB o PIB) de una comunidad, solo podría explicar el nivel de bienestar si fuera posible determinar lo que dichos bienes aportan o influyen en la calidad de vida a los seres humanos.

“Cada vez más ciudadanos y expertos reconocen que la buena vida no tiene que ver sólo con el dinero, y por ello exigen no basarse solo en el PIB, sino en otros indicadores, para valorar el progreso y, en definitiva, en ver cómo las políticas públicas y las empresas pueden mejorar la felicidad”, afirma el Diario El País de España. Es necesario desarrollar nuevos indicadores, que permitan medir el bienestar más allá del PIB, incluyendo el enfoque de sostenibilidad, y el avance en las dimensiones ambientales y sociales, además de la económica, como proponen los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

A partir de este nuevo enfoque, la OECD, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico,ha invitado a sus países miembro a aplicar el denominado Índice para una vida mejor (BetterLifeIndex) que permite comparar el nivel de bienestar, tomando como base 11 temas identificados como esenciales, y que consideran tanto los aspectos materiales como la calidad de vida.Según datos de este Índice, los cinco países de OECD que muestran mejores resultados en cuanto a calidad de vida, son: Noruega, Australia, Dinamarca, Suiza y Canadá, mientras los cinco con rankings más bajos son: Sur África, México, Turquía, Brasil y Chile.

El Índice para una Vida Mejor, se alimenta de encuestas donde se pregunta directamente a las personas de distintos países, sobre su nivel de satisfacción en las diferentes áreas de su vida e incluye una medición estadística que va más allá de lo convencional para establecer lo que hoy se conoce como‘Bienestar Subjetivo’.

Mientras el ‘Bienestar Objetivo’ centra su atención en satisfactores materiales, el ‘Subjetivo’ hace referencia a experiencias de vida. Este concepto, de origen psicológico y sociológico, intenta valorar el grado de satisfacción quecada ser humano percibe sobre su vida, su felicidad así comosucapacidad para dar y recibir afecto. En la medida que las características positivas de estos factores superen a las negativas, estaríamos hablando de bienestar subjetivo en la población.

Un excelente ejemplo de la forma cómo los países de la OCDE está utilizando este novedoso concepto, lo pueden encontrar en el sitio web del INEGI, Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México, que contiene una encuesta auto-aplicable, para que cada persona pueda medir su nivel de Bienestar Subjetivo.

Les invito a explorar este interesante tema, que llama a mayor reflexión por parte de todos aquellos interesados en el desarrollo social y el bienestar integral de las personas.
 

Ver comentarios