Bernanke pasa a ser un estímulo para el dólar
Enviar
Bernanke pasa a ser un estímulo para el dólar


Copenhague -- Ben S. Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, ha pasado de ser una carga para el dólar a ser un estímulo, al causar una subida que hasta los pesimistas dicen no da señas de acabar.
En tanto el Índice del Dólar de Estados Unidos bajó a un mínimo récord en marzo al tiempo que la Fed reducía las tasas de interés al ritmo más veloz en veinte años, los operadores prevén ahora que la reducción del costo de los préstamos ayude al país a reponerse de una desaceleración económica mundial antes que Asia o Europa. En agosto los inversionistas compraron cuatro veces la cantidad de dólares que habían adquirido en promedio durante los 12 meses previos, según Bank of New York Mellon, custodio de activos valorados en más de $23 billones.

Los operadores que hace un mes dudaban que hubiera nada que Bernanke pudiese hacer para impedir que el dólar se depreciara ante el creciente déficit fiscal, las pérdidas ascendentes en el mercado de crédito y la menguante confianza del consumidor están abrazando la moneda. La subida de un 6,4% frente al euro en agosto fue la mejor alza mensual desde el lanzamiento de la moneda común europea en 1999. Los operadores de futuros están haciendo sus mayores apuestas al dólar frente a seis socios comerciales principales desde el 2005.
“El dólar está barato”, dijo Roddy MacPherson, gestor de fondos de la firma Scottish Widows Investment Partnership Ltd., de Edimburg
o, que administra unos $165 mil millones. “Estados Unidos se ha apresurado a bajar las tasas y eso debe de ser favorable para el país con respecto a muchos otros”.
MacPherson estableció posiciones para sacar provecho al alza de la moneda estadounidense frente a las de los países del Grupo de 10, que incluye al Reino Unido, Japón y Australia, después que el dólar bajó a un mínimo récord de $1,6038 por euro el 15 de julio.
El alza del mes pasado a $1,4672 por euro tuvo lugar al cabo de un descenso del 75% a lo largo de seis años en tanto el déficit de la cuenta corriente de Estados Unidos se engrosaba a un récord de $788 mil millones, la economía registraba su crecimiento más lento desde el 2001 y el mercado de las hipotecas “subprime” o de alto riesgo se desplomaba, lo que ha costado a las mayores compañías financieras del mundo más de $500 mil millones en concepto de pérdidas y depreciaciones.
El resurgimiento tomó a los estrategas por sorpresa. Goldman Sachs Group Inc., con sede en Nueva York, desechó su pronóstico de que el dólar se debilitaría a $1,60 por euro en seis meses y dijo que la moneda había “tocado fondo”. Morgan Stanley, que también tiene su sede en Nueva York, alteró su pronóstico la semana pasada y ahora espera que el dólar se cotice a $1,48 para fines de este mes y que se fortalezc
a a $1,40 para fines del año. La firma había pronosticado que el dólar se situaría en $1,60 en septiembre y $1,53 en diciembre.
El dólar subió el martes a su nivel más alto frente al euro en casi siete meses, al bajar el precio del petróleo y prever los operadores que la política monetaria de la Fed ayudará a la economía de Estados Unidos a evolucionar mejor que las de Europa y Asia. El dólar llegó hasta $1,4467, su mayor tipo de cambio desde el 8 de febrero, y cotizaba $1,4508 a las 16:01 en Nueva York.
“Como muchos en el mercado, me sorprendió la magnitud del movimiento del dólar, pero parece seguir avanzando”, dijo Stephen Jen, director de investigación cambiaria de Morgan Stanley en Londres. “No es que la economía de Estados Unidos ande mejor, sino que todas las demás andan peores”.

La caída del dólar abarató los bienes y activos de Estados Unidos en el extranjero. El Departamento de Comercio dijo el 28 de agosto que la economía había crecido a un ritmo anual de un 3,3% en el segundo trimestre, en comparación con un 0,9% en los tres primeros meses. Contribuyó al aumento el menor déficit comercial en ocho años.
El crecimiento económico en la zona del euro se moderará a un ritmo de un 1,5% este año y un 1,1% en el 2009, de un 2,7% en el 2007, según la mediana de los pronósticos en un sondeo de Bloomberg a un grupo de economistas. La expansión del Japón se moderará a un ritmo de un 1,1% este año y un 1,2% en el 2009, de un 2,08% en el 2007. Estados Unidos crecerá un 1,5% en el 2008 y mantendrá ese ritmo en el 2009, según el sondeo.
“De súbito, la apuesta que la Reserva Federal hizo el año pasado y a comienzos de este año, en lo que a bajar las tasas de interés se refiere, parece una maniobra muy astuta”, dijo Simon Derrick, estratega jefe de tipos de cambio en Bank of New York Mellon en Londres, en una entrevista por Bloomberg Television. “A un 2%, está muy bien situado para apoyar el crecimiento. El dólar sigue pareciendo increíblemente barato”.

Ver comentarios