Jens Pfeiffer-Kramer

Jens Pfeiffer-Kramer

Enviar

Basta del letargo en infraestructura pública

Para el Frente Amplio es imperioso que el país supere los 35 años de retraso que arrastra en infraestructura pública, producto del letargo inducido al que nos llevó esta noche neoliberal.

En un gobierno frenteamplista, impulsaremos la utilización de la figura del fideicomiso y la asociación público-privada (manteniendo el control mayoritario del Estado) como medios oportunos, eficientes y ágiles para la construcción segura de la urgente obra pública.

Es clara en el país la necesidad de un reordenamiento del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), el cual maneja un presupuesto abultado que no llega a la ciudadanía y paga intereses por $2.400 millones  en empréstitos que no son utilizados. El dinero está ahí, esperando ser usado.

Esta situación debe cambiar. Es prioritario un MOPT bien manejado, al servicio de la gente, es una de las instituciones que hemos denominado en nuestra campaña “las locomotoras del desarrollo”; ya que desde el Frente Amplio forjaremos en ella una administración de excelencia para impulsar el desarrollo socioeconómico de este país.

Impulsaremos la eliminación de los consejos que componen ese Ministerio; esos órganos de desconcentración máxima que son islas jurídicas independientes, que generan gran retraso en infraestructura y transportes esperando beneficiar a allegados y socios de los políticos de turno. Hay que reactivar el MOPT, brindarle equipo, maquinaria, personal e iniciativa.

Debemos utilizar la ley vigente del Incofer para reactivar los trenes. Esto es una prioridad como país. Tren nuevamente desde los puertos que saque el desastre de furgones de las calles y un tren de cercanías para la Gran Área Metropolitana, que aligere el tiempo de traslado de la ciudadanía. Complementariamente, una sectorización real de autobuses y el incentivo y priorización de las ciclovías en las áreas urbanas al tiempo que desincentivamos el uso de automóviles.

Recuperar la infraestructura inmobiliaria estatal es el otro componente de la infraestructura nacional. Es importante detener el pago abusivo que realiza el país por el alquiler de edificios públicos. Una estrategia de alquileres que ha provocado grandes negocios inmobiliarios para el mismo sector de políticos empresarios enquistados en el poder durante las últimas décadas. Por consiguiente, proponemos iniciar las gestiones inmediatas para construir los edificios necesarios y detener el negocio de unos pocos, todo lo anterior, teniendo en cuenta la democratización del acceso a los contratos de obra pública estatal mediante la priorización en la contratación a las pequeñas y medianas empresas de la economía social.

Todas estas propuestas y proyectos enfocados en obra pública, transporte y movilidad, deben tener como prioridad el respeto del ambiente, la inclusividad, y la planificación, pensando a la ciudadanía como el fin primordial.

Jens Pfeiffer-Kramer, jefe de Campaña Frank Camacho del Frente Amplio.

Ver comentarios