Enviar
Barril de crudo supera los $133

Merma en reservas de crudo estadounidenses toman por sorpresa a analistas de mercado

Nueva York
EFE

El barril de petróleo se negoció ayer de nuevo a precios históricos en Nueva York y Londres, por encima de los $133, lo que causará más zozobra a las empresas y una mayor sangría al bolsillo de los consumidores.
El barril de crudo de Texas para entrega en julio finalizó ayer a $133,17 y el de Brent terminó en Londres a $132,7, después de tocar un máximo de $133,3.
Los precios del crudo y de los combustibles recibieron un nuevo empujón al alza, esta vez de los datos semanales que difundió el Departamento de Energía (DOE) de Estados Unidos, que reflejaron una merma de 5,4 millones de barriles en las reservas de crudo.
Esa caída, unida a la que se registró en las existencias de gasolina y destilados, tomaron por sorpresa a los operadores y a numerosos analistas, que esperaban ver aumentos en esas categorías.
El informe del DOE mostró también una mayor actividad de las refinerías y menor demanda de combustibles respecto del año anterior, dos factores que en otras ocasiones presionaron a los precios a la baja.
Sin embargo, los valores del crudo desafían desde hace meses los argumentos que sirvieron en el pasado para explicar sus tendencias, aunque parece predominar la perspectiva de que la escalada de los precios no se detendrá de momento.
El banco de inversión Goldman Sachs y el financiero T.Boone Pickens, unas de las voces que escuchan con más atención los mercados petroleros, señalaron en días recientes que el precio del crudo alcanzará los $141 o $150 este año.
Marc Solazzo, operador en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), resaltó en el canal financiero CNBC que los contratos de petróleo para después de julio y en 2009 también se negociaban a más de $130.
“Eso muestra que se piensa que este nivel de precios se mantendrá o va a subir más”, subrayó.
La fuerte escalada de los precios no ha logrado hasta ahora variar la posición de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que insiste en que factores ajenos a la relación entre oferta y demanda son los que rigen en estos momentos los mercados.
El secretario general de esa organización, el libio Abdalá Salem El-Badri, declaró el martes en Venezuela que “los mercados del crudo permanecen bien abastecidos, con las reservas de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) aumentando por encima de la media de los últimos cinco años”.
La escalada del crudo coincidió ayer también con un fuerte debilitamiento del dólar ante el euro y otras divisas, lo que estimula las compras de materias primas que se negocian en dólares.
El precio del crudo de Texas ha subido un 17,4 por ciento este mes y un 38,8 por ciento en lo que va de año
El alza del crudo y de los combustibles supone mayores quebraderos para numerosas empresas, entre ellas las aerolíneas, y para los presupuestos familiares, lo que en Estados Unidos se refleja ya en los gastos de consumo y en los beneficios del comercio minorista.
American Airlines, la mayor aerolínea de Estados Unidos, cobrará a partir de ahora $15 por la primera maleta del pasajero y eliminará 85 aviones de su flota este año, lo que ocasionará recortes de plantilla y el posible cierre de algunas plantas.
El presidente y consejero delegado de esa empresa, Gerard Arpey, recordó que el sector de aerolíneas en Estados Unidos perdió cerca de $2 mil millones en el primer trimestre de este año y que ocho compañías han suspendido pagos, de las que cinco ya no operan, debido a la fuerte subida del combustible.
El encarecimiento de la gasolina y el declive en el precio de la vivienda lleva a los estadounidenses a reducir al máximo sus gastos discrecionales, lo que merma también los beneficios empresariales.
Home Depot, la mayor compañía del mundo de equipamiento para el hogar, registró una caída del 66 por ciento en su beneficio en el primer trimestre y la cadena Target, la segunda mayor de Estados Unidos, vio como sus ganancias mermaban un 7,5 por ciento en ese mismo periodo.
El galón de gasolina se vendía ayer a un precio medio de $3,80, algo nunca visto hasta ahora, según datos de la asociación automovilista AAA.
Tom Kloza, experto de la firma Oil Price Information Service (OPIS), calcula que los automovilistas de Estados Unidos gastarán más de $1.500 millones diarios en gasolina en cuanto el precio del galón llegue a $3,82, probablemente antes del fin de semana.
Ver comentarios