Enviar
Gran cantidad de recursos sin demandar
Banqueros desean prestar
Los requisitos para solicitar créditos no se endurecieron pese a la crisis financiera.

La solicitud de un préstamo a una entidad bancaria se puede realizar con las mismas facilidades que operaban desde antes de la crisis de 2009.
En la actualidad, la mayoría de bancos tienen a disposición del público recursos para todos los sectores, siendo privilegiados los créditos para consumo y vivienda. Solamente algunos sectores requieren mayor escrutinio por parte de las entidades, por dedicarse a actividades más sensibles a externalidades.
“La crisis afectó más algunas actividades, como el caso del turismo y la construcción, donde somos más precavidos en los análisis”, explicó Juan Carlos Corrales, gerente del Banco Nacional.
No obstante, los bancos consideran que los efectos de la crisis se reflejan más en la demanda por recursos, que en la oferta de crédito.
“Si bien la crisis afectó el sistema financiero en relación con la demanda de crédito, siempre han existido recursos para prestar, inclusive colaboramos durante la crisis con modificaciones a las condiciones de los créditos que beneficiaban a los clientes”, manifestó Mario Rivera, gerente del Banco de Costa Rica.
Respecto a cuáles actividades económicas podrían recibir más recursos, los bancos concuerdan en que la mayoría de los sectores se pueden beneficiar de la disponibilidad actual.
El Banco de Costa Rica, por ejemplo, no tiene restricciones en otorgar crédito a las diferentes actividades económicas más que las impuestas por la regulación prudencial, como un porcentaje del patrimonio a un cliente determinado.
“Sin embargo, sí tenemos un mayor enfoque comercial hacia el sector personas con productos como vivienda 100% y tarjetas de crédito (consumo), que son las actividades en las cuales estamos creciendo en forma importante”, resaltó Rivera.
El Banco Nacional, por su parte, fija una tasa de crecimiento dentro de sus proyecciones. Para este año, esperan un aumento del 18% en la colocación de crédito, con respecto al saldo de diciembre de 2009. Este crecimiento se distribuye en todos los sectores, por lo que todos tendrían los suficientes recursos disponibles.
A pesar de que los indicadores de producción señalan la recuperación, el crédito apenas está reaccionando.
“La demanda se ha comportado bastante “tímida”, lo que podría ser por el cambio de gobierno por un lado, y las expectativas del crecimiento económico por otro. Estos dos factores generaron incertidumbre a nivel de las empresas para sus nuevas inversiones”, sostuvo Corrales.
La confianza económica que se empieza a experimentar se traduciría en una mayor demanda de crédito a partir del segundo semestre, principalmente.
“Falta por conocer el futuro de nuevos proyectos así como el comportamiento en los inventarios. El dinamismo que genera la demanda externa habilitaría más rápido el crecimiento económico que la confianza local”, añadió Rivera.
Con respecto a los niveles de morosidad los gerentes no ven injerencia de esta variable sobre la colocación,
“La morosidad ha tenido un buen comportamiento a pesar de la crisis y no afecta la colocación de nuevos créditos. Por el contrario, una forma de seguir generando ingresos financieros frescos para el crecimiento de la institución, es con las nuevas colocaciones”, señaló Corrales.




Juan Pablo Arias
[email protected]
Ver comentarios