Bank of America apuesta por reducción
Enviar
Bank of America apuesta por reducción

Bank of America Corp., la mayor entidad crediticia estadounidense por activos, probablemente pierda esa jerarquía conforme el máximo responsable ejecutivo, Brian T. Moynihan, desmantela parte del imperio deficitario que creó su predecesor.
La firma era antes la primera en depósitos, préstamos hipotecarios y tarjetas de crédito, pero la entidad ya ha perdido ese lugar a medida que Moynihan recorta las operaciones que incorporó el ex máximo responsable, Kenneth D. Lewis, a un costo de más de $130 mil millones. Cuando Moynihan termine con su plan de reorganización, llamado Project New BAC, el banco habrá reducido decenas de miles de puestos de trabajo, y todo indica que también cederá su primer puesto en activos, empleos y servicios hipotecarios.

Ser los más grandes no tiene importancia, dijo Moynihan en una entrevista de la semana pasada. Project New BAC tiene por objeto hacer del banco de Charlotte, Carolina del Norte, una entidad más fácil de administrar, más concentrada y más pequeña, dijo Moynihan, que tiene 51 años. Rebel Cole, un ex economista de la Reserva Federal de los Estados Unidos, coincide.
“¿Qué clase de plan empresarial estúpido es ser el más grande?” dijo Cole, que ahora es profesor de finanzas de la Universidad DePaul en Chicago. “Es mucho mejor ser el más rentable. Querían ser los más grandes y demostrar que podían vencer a Wall Street en su propio terreno, y lo hicieron hasta que Lewis permitió que su ego destruyera la compañía”.
Agrandar Bank of America fue el sello de Lewis, que absorbió a firmas líderes del sector, desde la vendedora de tarjetas de crédito MBNA Corp. hasta la entidad crediticia hipotecaria Countrywide Financial Corp. y la firma de valores Merrill Lynch Co. Las dos primeras derivaron en depreciaciones y pérdidas operativas que sumaron unos $50 mil millones, mientras que el acuerdo de Merrill desencadenó un rescate estadounidense y una revuelta de accionistas que culminó con el alejamiento de Lewis.
Funcionarios de la Fed apoyan el plan de Moynihan de reducir la compañía y vender activos, según reguladores familiarizados con el banco. Eso concuerda con la posición del sistema de la Fed y organismos reguladores globales de que las mayores entidades de crédito tienen que simplificar sus operaciones.
Las ventas de Moynihan han impresionado a inversores como J. Dale Harvey, fundador de Poplar Forest Capital, de Pasadena, California, que dijo que la estrategia del máximo responsable ejecutivo es la apropiada.
“Se concentra en la actividad de franquicias a largo plazo y se deshace de activos no adecuados”, dijo Harvey, cuya firma tiene acciones de Bank of America. “La triste realidad es que tuvo que dedicar el grueso de su tiempo a solucionar los problemas que creó su predecesor”.
Moynihan dijo el mes pasado durante una conferencia telefónica que la firma se proponía cerrar 750 filiales en los próximos años.
“Ser demasiado grande es ser demasiado rígido y difícil de manejar, y Moynihan lo ha entendido”, dijo Cole. “El único resultado de ser el más grande es ser ‘demasiado grande para quebrar’”.

Nueva York

Ver comentarios