Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


¡Arias - Figueres!

Emilio Bruce [email protected] | Viernes 11 marzo, 2016


 Dos dirigencias en pugna significará que unos quedarán por fuera, quizás engrosando las filas opositoras al PLN

Sinceramente

¡Arias - Figueres!

El país está ayuno de liderazgo. Tal es el vacío sentido y la inseguridad creada por quienes ofrecieron un cambio sin darlo, que los costarricenses se han volcado a buscar ese liderazgo en quienes demostraron tenerlo en el pasado.
El PLN es la minoría política más numerosa de todas las que hay en el país. Con un 31,5% del padrón según las encuestas, no tiene votos suficientes para elegir presidente en 2018. El candidato del PLN deberá en consecuencia captar votos de los indecisos y de aquellos simpatizantes de otras minorías. De lo contrario será el más votado en primera ronda pero cabe el riesgo de perder en la segunda. Eso dependerá de quien sea el adversario.
Dos expresidentes de Costa Rica han estado haciendo sus cálculos y sopesando sus posibilidades de ser candidatos a la presidencia por el PLN en 2018. No sería raro que aparecieran otras figuras distinguidas y positivas.
El PUSC afina sus candidatos con maestría también. Una fallida escogencia en el PLN sería una victoria para el PUSC. Rodolfo Piza, Humberto Vargas y Rafael Ortiz se perfilan ya claramente.
Ottón Solís Fallas con el grupo fundador del PAC podría presentar batalla.
El vacío ha sido tal y de consecuencias tan notorias que los partidos se aprestan a movilizar a la primera línea a quienes puedan ayudar al país a salir de los problemas que vive. Sin perjuicio de ello, candidatos que no atraigan votantes de los indecisos y de otras agrupaciones no serían viables.
Muchas personas ven riesgos en la candidatura del expresidente Figueres que siendo un hombre contra quien no se ha levantado ningún cargo muchos insistentemente lo señalan. Las percepciones forman las realidades políticas. Al señor Figueres le asisten destrezas, ideas, capacidades, ejecutividad y mundo. ¿Podrá superar las dudas sobre su ejecutoria?
Muchas personas ven en la candidatura de don Óscar Arias riesgos propios de su salud y de su edad. Muchos argumentan en su contra por sus obras y decisiones. La experiencia y el liderazgo de don Óscar son proverbiales. Muchos ven el riesgo de que su candidatura polarice al país como sucedió durante la lucha por el TLC. Don Óscar ha sabido enfrentar problemas y generar soluciones.
Escoger es polarizar, la democracia polariza en principio en cada elección para que la mayoría lleve a los suyos a gobierno. ¿Podrá don Óscar decidir y atraer a partidarios de otras agrupaciones a votar por él y por el PLN?
El PLN moviliza a sus mejores hombres. Grandes calibres, grandes liderazgos, grandes capacidades, grandes críticas de sus adversarios. Su enfrentamiento puede agrietar al PLN. Dos dirigencias en pugna significará que unos quedarán por fuera quizás engrosando las filas opositoras al PLN. Quizás la solución pragmática sea un candidato de consenso, no una confrontación.
Espero que cualquiera que sea el candidato escogido logre enfocar su campaña a exaltar problemas, soluciones y a hablar al país con claridad de las dificultades enormes que nuestra Costa Rica enfrenta.


Emilio R. Bruce
Profesor
[email protected]