Foto 1
Enviar

Apuesta de $31 mil millones contra nuevo ministro de Hacienda de Brasil

Independientemente de a quién designe Dilma Rousseff, presidenta brasileña, al frente de las finanzas del gobierno en su segundo mandato, una cosa es clara: hay que trabajar mucho para conquistar a los inversores en monedas.

Si bien el real tuvo el 21 de noviembre el mayor aumento en tres semanas ante expectativas optimistas de que la inminente reorganización del gabinete contribuirá a apuntalar la economía de Brasil, los extranjeros apuestan a que habrá más declinaciones luego de que la moneda se debilitara este mes y llegara al nivel más bajo en nueve años. La tenencia por parte de extranjeros de contratos de futuros que apuestan contra el real ha aumentado 30% desde el 29 de septiembre, a $31.300 millones la semana pasada, según datos que recopiló la bolsa de Sao Paulo, apenas un 8,6% por debajo del nivel récord de agosto.
El incremento del gasto gubernamental, sumado a la intervención de Rousseff en la mayor economía de América Latina, ha proporcionado a Brasil el déficit presupuestario más abultado en 10 años y un crecimiento cercano a cero. Los operadores de opciones se muestran más pesimistas respecto del real que de cualquier otra moneda entre sus pares más importantes.
“Existe presión a favor de una mayor depreciación”, dijo el 21 de noviembre por teléfono Marcelo Assalin, que administra US$7.500 millones de deuda de mercados emergentes en ING Investment Management Co. en Atlanta. “Los inversores y el mercado en general buscan señales de una mejora de la economía brasileña. La gente no quiere más de lo mismo”. Bloomberg.

Redacción
[email protected]

 

 

Ver comentarios