Enviar

Importancia financiera: inclusión y negocios

La educación financiera ofrece a las personas la posibilidad de cambiar las condiciones socio-económicas de sus familias. De ahí la importancia que tiene en la vida de cada ciudadano. Por ello, nos conviene y nos compete a todos.
Esta educación empieza por la información financiera clara y transparente hacia el público, pero no se puede quedar ahí, también debe diseminar valores y contenidos a los diferentes públicos de la población.
Así, la educación financiera implica: la creación de círculos virtuosos en el uso de los instrumentos financieros, la inclusión financiera como medio de democratización financiera y la creación de negocios sostenibles
La creación de círculos virtuosos significa que debemos educar en los hábitos de consumo y en el uso de los instrumentos financieros, profundizando en el conocimiento de estos: para qué sirven y para cuáles proyectos es apropiado utilizarlos, de tal forma que operen en nuestro beneficio.
Cuando hablamos de crear círculos virtuosos en el uso del crédito y otros instrumentos financieros estamos hablando de la responsabilidad de promover el balance entre ahorro y crédito, donde vayan juntos, y uno no sea enemigo del otro. De esta forma, se creará un ciclo de prosperidad en las finanzas personales de los clientes.
La inclusión significa que debemos educar a los clientes para que puedan acceder a más y mejores servicios, acordes con sus necesidades y capacidades, y que cada vez más segmentos de la población accedan a los servicios de la banca.
No obstante, esta inclusión financiera debe hacerse de manera responsable. El banco debe aspirar a tener ahorradores constantes y deudores responsables.
La creación de “negocios sostenibles” implica darle a cada cliente lo que necesita según su proyecto y capacidad de pago, y no darle todo lo que él pide si ello no es sostenible ni sano para el cliente ni para el banco desde el punto de vista financiero.
La responsabilidad de los operadores no es solamente generar riqueza, sino darles sostenibilidad a los negocios con los clientes.
Así por ejemplo, si generamos negocios sostenibles en microcréditos, significará que un crédito bien otorgado puede ser la “PUERTA DE SALIDA” de la pobreza y la “PUERTA DE ENTRADA” a nuevos sueños y proyectos sostenibles.
Esto implica un papel activo de los operadores en el asesoramiento a sus clientes, pero también un papel activo de los clientes accediendo a los canales de la educación financiera que se vayan implementando.

Directora Ejecutiva
Cámara de Bancos e Instituciones Financieras
[email protected]
Ver comentarios