Enviar

No debería dejarse de lado la urgencia que tiene el país de volver a contar con trenes eléctricos que trasladen las mercaderías que entran y salen del país por los puertos


Anillo periférico sí y trenes eléctricos también

En medio de la conmoción que produjo el levantamiento del veto a la reforma laboral impuesto por Laura Chinchilla, el gobierno sigue adelante y define prioridades y la viabilidad o no de algunas de ellas.
Una carretera que enlazaría la ruta 32 y la autopista General Cañas, para desviar el tránsito pesado y evitar la saturación por esa causa en las calles capitalinas es uno de los proyectos que la administración y un grupo de especialistas definen como necesarios para el desarrollo vial futuro del país.
La verdadera solución al tráfico de mercaderías por medio de tráileres que no solo congestionan la ciudad, sino que contribuyen a la contaminación y al deterioro de las carreteras, sería, como se sabe, trenes eléctricos que cumplan esa función.
No obstante, no dudamos que el anuncio de contar con una nueva vía para evitar que la mayoría de los 1.200 furgones que se calcula transitan diariamente desde la zona atlántica hacia la capital, levanta un poco el ánimo de quienes sufren cotidianamente por esa situación que además aumenta el riesgo de accidentes y el caos vial de la ciudad.
Esta obra contribuiría con el plan de dar la conectividad que ahora no tienen las carreteras del país. Una necesidad evidente.
No debemos olvidar, sin embargo, que el inconveniente transporte por vía terrestre de las mercaderías desde y hacia los puertos del país, se debe a la decisión equivocada y lamentable de haber cerrado las líneas férreas en vez de darles el mantenimiento o reforzamiento necesarios.
Es por ello que no debería dejarse de lado, la urgencia que tiene el país de volver a contar con trenes eléctricos que trasladen las mercaderías que entran y salen del país por los puertos.
No sabemos en este momento cuál era el número de tráileres que iniciaron su tránsito por nuestras carreteras —no construidas calculando esa circulación—, cuando se eliminaron los trenes, pero sin duda fue una medida equivocada y sin visión de futuro.
Es por eso que saludamos con entusiasmo el plan actual de revivir un proyecto planteado ya por anteriores administraciones pero enterrado también por ellas en algún archivo del Ministerio de Obras Públicas y Transportes.
Pero deseamos que se actúe en el sentido de lograr la instalación y circulación de trenes eléctricos. Una solución eficiente, no contaminante, que eliminaría el inevitable deterioro de nuestras carreteras al transportar mercaderías por medio de tráileres.
 



Ver comentarios