Amplia cobertura médica prueba promesa de Obama
A partir del 1º de enero, la ley prohíbe a las aseguradoras rechazar clientes que estén enfermos o cobrarles más, de acuerdo con el programa “Obamacare”. Bloomberg/La República
Enviar

Amplia cobertura médica prueba promesa de Obama

Después de tres meses de turbulencia relacionada con la aplicación del programa de salud apodado Obamacare, Estados Unidos enfrenta una coyuntura histórica el 1º de enero.
Desde las salas de emergencia hasta las farmacias y los departamentos de recursos humanos de las compañías, los cambios se desplegarán dentro del sistema de atención de la salud de Estados Unidos en tanto la nación garantiza cobertura médica para todos los estadounidenses por primera vez, un objetivo que eludió a presidentes y legisladores desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.


A partir de Año Nuevo, las compañías de seguros ya no pueden rehusarse a cubrir personas a causa de enfermedades, cobrarles más que a los clientes sanos o abandonarlas cuando se enferman.
A cambio, se exige a la mayoría de los  estadounidenses tener un plan de salud. Parte de los 19 millones de estadounidenses que compran el seguro por su cuenta descubrirán que sus nuevos planes son más caros y tienen menso opciones de tratamiento que antes, ya que las aseguradoras buscan contener costos.
“Millones de personas estarán ahora cubiertas por primera vez. Los beneficios se expandirán”, dijo Robert Zirkelbach, portavoz de America’s Health Insurance Plans, el grupo de presión del sector de seguros en Washington, en una entrevista telefónica.
Cerca de 1,1 millones de personas seleccionaron planes de salud a tiempo para tener cobertura en enero usando el sistema de inscripción federal, que cubre 36 estados incluyendo Texas, Florida e Illinois, dijo el gobierno de Obama. No especificó cuántas personas pagaron por sus planes, el paso final para completar su inscripción.
Hospitales y médicos vienen preparándose para la expansión del seguro médico prometida por la Ley de Protección del Paciente y Atención Accesible desde su aprobación en 2010, fusionándose en instituciones mayores y rediseñando la forma en que brindan atención para aprovechar los incentivos de la ley.
El gobierno ha designado cerca de 360 sistemas médicos como “organizaciones confiables de atención”, lo que les permite compartir cualesquiera ahorros que logren derivando la atención de pacientes de Medicare, el programa de salud de Estados Unidos para ancianos.
Una mejor coordinación para los pacientes mayores, espera el gobierno, se traducirá en un sistema de salud más eficiente para todos los estadounidenses conforme la cobertura se expanda. Esta propuesta está a punto de someterse a prueba.
A partir del 1º de enero, la ley prohíbe a las aseguradoras rechazar clientes que estén enfermos o cobrarles más. De hecho, las compañías ya no interrogarán sobre la salud de los futuros clientes más allá de preguntarles si fuman. Será ilegal para las aseguradoras imponer límites anuales en dólares para la atención, y deberán cubrir un conjunto estándar de beneficios en todo el país.

Bloomberg
 


Ver comentarios