Alza en interés y leve devaluación vendrían en segunda mitad del año
Estimamos presiones sobre las tasas de interés para la última parte del año, a raíz de factores externos e internos, dijo Adriana Rodríguez, Gerente Estudios Económicos, Scotiabank. Esteban Monge/La República
Enviar

Presiones sobre las tasas de interés en ambas monedas y una leve devaluación del tipo de cambio al final del año, son parte de las expectativas que esperan las entidades financieras para la segunda parte del año.

Las proyecciones al alza para las tasas en dólares son porque se espera al menos un incremento más de 25 puntos base por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) este año.

Esto impactará el costo del crédito a través de sus tasas de referencia Libor y Prime.

En colones, todo apunta también al alza, en parte por la incertidumbre acerca de la situación fiscal, por lo que Hacienda seguirá estrujando el mercado por demanda de recursos.

Además, las tasas en colones tienden a seguir la tendencia del dólar, como reacción del Banco Central a lo actuado por la Fed.

De lo contrario, el premio por ahorrar en colones se perdería.

Las tasas de interés reales en colones actualmente están cerca del 14% en promedio, mientras que la Tasa de Política Monetaria del Banco Central en un 5,75%.

Ya la semana pasada la Fed movió por segunda vez en el año —y sexta en los últimos dos— su tasa de referencia, la cual se ubica en 1,75% - 2,00%, la más alta desde setiembre de 2008.

En el mercado cambiario, se podría observar una depreciación moderada del colón hacia el término del año por la entrada de divisas para el pago de aguinaldos e impuestos.

Durante la mayoría del segundo semestre se esperaría un tipo de cambio con un comportamiento parecido al de la primera mitad del año: estable y con una leve devaluación.

Las proyecciones podrían cambiar si hay aprobaciones fiscales o no, y a la vez podrían ser afectadas por las políticas del Banco Central, a raíz de la llegada en agosto del nuevo presidente Rodrigo Cubero.

Durante los últimos cuatro años con Olivier Castro, el Central se encargó más de administrar la flotación cambiaria que dejarla moverse por el mercado.

Las proyecciones además las realizan al ver factores externos, como el alza en las tasas de interés por parte de la Fed, e internos, como las presiones generadas por el déficit fiscal.


Tasas al alza

Al revisar las tasas de interés en colones y dólares a un año plazo se nota una tendencia al alza, principalmente por presiones que ejercen el déficit fiscal y otros factores externos (cifras promedio expresadas en porcentajes).

Colones a 12 meses

20180615164912.colones.jpg

Dólares a 12 meses

20180615155125.dolares.jpg
Elaborado por Rebeca Gamboa con datos de la Tasa de Referencia Interbancaria

Tipo de cambio estable con leve devaluación

En los últimos años el tipo de cambio ha permanecido estable, con algunos picos de volatilidad al alza, en los que el Banco Central intervino para controlar la tendencia (cifras expresadas en colones por dólar).

20180615155256.tipodecambio.jpg
Elaborado por Rebeca Gamboa con datos del Banco Central


Pesimistas sobre la economía

Aun cuando no esperan un deterioro grande de la economía, las entidades financieras confirman que la tasa de interés subirá.


Maurilio Aguilar

Director de Riesgo Corporativo

Banco Popular

Tras las señales enviadas por el Gobierno en la reducción del gasto, hasta que no se tenga un acuerdo claro sobre la reforma fiscal, las tasas de interés mantienen un riesgo al alza, dado el estrujamiento fiscal, por lo que la perspectiva para este indicador es poco halagüeña y está supeditada a este condicionante.

Según modelos internos y traslados de los ajustes en la TPM del BCCR, dicho impacto podría alcanzar en un indicador como las TBP un ajuste al alza de hasta 1,36 puntos porcentuales.


Bernal Allen

Gerente General

Mucap

Es previsible una presión al alza por hechos estacionales que limitarían la oferta de divisas observada en el mercado cambiario este primer semestre.

Por un lado, la temporada baja de turismo indica menor visitación extranjera con lo que la entrada por este concepto debería verse disminuida.

Del lado de la demanda también hay aspectos que presionarán el tipo de cambio; durante el tercer trimestre los comercios realizan los pagos por las importaciones de productos para las compras de fin de año, con lo cual aumentan su demanda del dólar.

Asimismo, el incremento en el precio internacional de los “commodities”, particularmente el del petróleo. Sin embargo, la magnitud del ajuste dependerá de la disposición del Banco Central de intervenir en el mercado cambiario.


Esteban Bonilla

Gerente Financiero

BAC Credomatic

A nivel internacional se esperan subidas en las principales tasas de referencia como la Libor y la Prime, lo cual repercute en las tasas locales.

Sin embargo, a nivel local hay factores que podrían compensar un poco este efecto, como lo son una menor demanda de crédito y una inflación controlada.

El déficit fiscal y las medidas para corregirlo seguirán siendo un factor determinante en el escenario de los próximos meses en lo que a tasas de interés se refiere.

El tipo de cambio viene mostrando estabilidad, y el Banco Central cuenta con una buena posición de reservas, tomando en cuenta el ingreso de $1.000 millones del FLAR.

Un factor que podría tener alguna repercusión es el cambio de administración en el Banco Central y su visión con respecto a la administración de este macroprecio.


Adriana Rodríguez

Economista

Scotiabank

Estimamos presiones sobre las tasas de interés para la última parte del año, a raíz de factores externos e internos.

En colones no se esperan movimientos significativos para la Tasa Básica Pasiva, primero por su metodología de cálculo y segundo porque las expectativas inflacionarias y la demanda por crédito se muestran muy débiles.

En el mercado cambiario, consideramos que se podría observar una depreciación muy moderada del colón hacia el término del año.


Hairo Rodríguez

Gerente

Banco Cathay

Para las tasas en dólares, la Fed ha sido consistente en 2018 con la aplicación de ajustes de un cuarto de punto en cada revisión realizada.

Analistas internacionales están infiriendo ajustes similares en las siguientes revisiones del año, por lo que las expectativas son claramente al alza

En colones, todo apunta también al alza, pero aún es incierto cómo va a avanzar el proceso de negociaciones de Hacienda para mejorar su situación de déficit fiscal y los impactos que estas gestiones puedan tener en la demanda de recursos por parte de Hacienda.


Hernán Varela

Gerente de Administración Portafolios

Banco Lafise

Mantenemos nuestra expectativa de que la devaluación de la moneda local al cierre de 2018 será del 3,5%, lo que llevaría al tipo de cambio en Monex a los ¢586 por dólar.

Consideramos que la segunda parte del año será caracterizada por una coyuntura menos superavitaria en cuanto a dólares, debido a factores estacionales y de carácter más fundamental como: la dolarización de carteras de los costarricenses y las necesidades de cancelar pasivos externos.

Las tasas de interés, por su parte, deberían cerrar el año ligeramente por encima del nivel actual debido a las continuas necesidades del Ministerio de Hacienda, no obstante, la menor demanda de crédito compensaría en parte el movimiento.


Gustavo Vargas

Director General de Finanzas

Banco Nacional

Estamos proyectando estabilidad en ambos indicadores, tanto en las tasas de interés como en el tipo de cambio, con pocos movimientos.

Tenemos proyectado un mejor crecimiento de crédito para el segundo semestre.

El Mundial ayudará a mover la economía, y otras fechas estacionales del año, todos estos elementos, creemos ayudarán a mejorar el crecimiento del crédito.


Hugo Villalta

Gerente de Canales

Coopeservidores

Dadas las perspectivas económicas del primer cuatrimestre del año con un déficit fiscal y un proyecto en discusión en la Asamblea Legislativa, así como el comportamiento a nivel internacional de las tasas de interés, esperamos una tendencia muy similar a la del primer cuatrimestre del año, con ciertos ajustes pequeños, tanto en la tasa de interés como el tipo de cambio.

Prevemos para el segundo semestre de este año un comportamiento similar al del primer trimestre en cuanto al crecimiento de nuestra cartera de crédito, probablemente va a andar por un dígito, esto alineado a la situación económica actual en cuanto a un lento crecimiento económico en las diversas actividades.



Ver comentarios