Alemania se divide por tema de refugiados
Con el aumento de los arribos crece al mismo tiempo el malestar en muchos alemanes. Shutterstock/La República
Enviar

La gestión de la canciller Angela Merkel en la crisis de los refugiados y su fe en la capacidad de los alemanes para enfrentar el desafío tiene dividida a Alemania, indica un sondeo publicado por la revista “Stern” y la emisora RTL.
Un 45% de los consultados aprueba la postura de Merkel, que alega que es imposible frenar la llegada diaria de miles de refugiados al país y se manifiesta convencida de que Alemania está en condiciones de afrontar la ola inmigratoria.


Pero un 42% respalda a Horst Seehofer, el primer ministro de Baviera y líder de la Unión Social Cristiana (CSU), la socia bávara de los demócratas cristianos de Merkel.
El líder del estado federado al que llegan la mayoría de los refugiados sostiene que no se puede seguir permitiendo el ingreso de tantos al país y demanda medidas para contrarrestarlo.
Las diferencias también son geográficas. “Hay también divergencias claras entre los habitantes de Baviera y del este del país y los ciudadanos del resto de la república”, constató Manfred Güllner, director del instituto demoscópico Forsa.
Mientras que en Baviera y en el este alemán 53 y 52% de los consultados se manifestaron a favor de la postura más intransigente de Seehofer, sólo un 37% de los habitantes del oeste germano la ve con buenos ojos.
La consigna del “no va más” del gobernante bávaro recaba también el pleno apoyo (100%) entre los seguidores de la euroescéptica, alternativa para Alemania.
En contrapartida, la política generosa de Merkel tiene la mayor cantidad de adeptos entre los simpatizantes de Los Verdes, con 82%.
En tanto, el número de refugiados que pisan suelo alemán volvió a subir en los últimos días.
El regidor de Sumte, un pueblo de 100 habitantes en el estado federado de Baja Sajonia, protestó el día de ayer por los planes gubernamentales de enviar hasta mil refugiados a la localidad.
“Mil refugiados son demasiado para Sumpte, 200 ó 300 personas sería una cantidad asumible”, dijo ayer Christian Fabel, regidor democristiano.
Según cifras de la policía germana, el sábado llegaron al país 6.049 personas, de ellas 4.517 a Baviera.
El domingo la cifra ascendió a 7.846, de ellas 6.431 a Baviera. Un día más tarde, el lunes, solicitaron asilo 8.255 personas.
Según una encuesta del instituto YouGov, un 56% cree que el número de peticionarios de asilo es demasiado alto, diez puntos más que a mediados de setiembre.

 


Ver comentarios