Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Agricultores argentinos rechazan propuesta del Gobierno

| Sábado 31 mayo, 2008



Agricultores argentinos rechazan propuesta del Gobierno


Buenos Aires -- Los agricultores argentinos dijeron que los topes para los impuestos a la exportación de granos que estableció el Gobierno no van lo suficientemente lejos, amenazando con prolongar un conflicto de dos meses que ha interrumpido el intercambio comercial y ocasionado escasez de alimentos en Buenos Aires.
El Gobierno redujo el extremo superior del impuesto variable sobre la soja, el trigo el maíz y las semillas de girasol, dejando la retención sin cambios a los precios que los agricultores reciben actualmente por sus cosechas. El jefe de gabinete, Alberto Fernández, al anunciar los cambios el jueves, dijo esperar que las reducciones pusieran fin a la disputa.
“Esto no resuelve el problema”, dijo la noche del jueves Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina, al canal de televisión Todo Noticias. Aunque el impuesto máximo antes subió hasta 95%, dependiendo de los precios, las exportaciones de soja están actualmente gravadas a la misma tasa de más de 40%, dijo Buzzi.
Los agricultores seguirán reteniendo las ventas de granos y bloqueando carreteras hasta el 2 de junio, cuando celebrarán una asamblea en el pueblo rural de Armstrong en la provincia de Santa Fe, dijeron los líderes de la protesta. El acto del 25 de mayo, promovido por quienes apoyan al campo y celebrado en la ciudad de Rosario, reunió una multitud de más de 300 mil personas, la mayor protesta pública desde que Argentina volvió a la democracia en 1983.
“Habrá que estudiar las medidas técnicamente, pero en un principio son más de lo mismo, las alícuotas (para los precios actuales) no cambiaron”, dijo Luciano Miguens, presidente de la Sociedad Rural, el mayor grupo agrícola argentino. “Habría sido mejor el anuncio previa consulta con la comisión de enlace”.
El jefe de gabinete Fernández dijo que la medida fue creada para restaurar la confianza de los agricultores en la venta de sus granos en los mercados de futuros.
“Lamento que los agricultores no tengan la capacidad de entender” esta medida, dijo Fernández. “El problema de los mercados de futuros ha sido resuelto, tal vez no de la manera en que ellos querían resolverlo, porque no q
uieren pagar impuestos”.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, cuyo apoyo público se hundió durante la disputa, ha defendido el aumento del impuesto a las exportaciones anunciado el 11 de marzo. Dice que frenará la inflación y permitirá al Gobierno redistribuir la riqueza a las regiones y habitantes más pobres del país.
“La protesta continuará como estaba programado”, dijo Ricardo Buryaile, vicepresidente de la Confederación Rural Argentina, en una entrevista con Todo Noticias la noche del jueves.
Los camiones cargados de granos dejaron de llegar a los principales puertos argentinos cuando los agricultores reanudaron los bloqueos el jueves. La Bolsa de Comercio de Rosario dijo en su sitio de Internet que ningún camión llegó a los puertos regionales durante la noche, frente a un promedio de 5.532 camiones hace un año. La llegada de camiones a los puertos ha bajado 8% este año hasta la fecha a causa de la disputa de dos meses con el campo, dijo la bolsa.
El Gobierno redujo el impuesto máximo de exportación a la soja a 51,7% desde 55,9% cuando los precios lleguen a $700 la tonelada, y será de 52,7% en vez de 58,5% cuando los precios alcancen $750, según un gráfico de los cambios suministrado por el Ministerio de Economía. La tasa sigue igual para precios de hasta $600, cuando el impuesto será de 49,3%.