Enviar
Cuando se cumplen nueve años de guerra
Afganistán inaugura su Consejo de Paz

Cuando se cumplen nueve años desde la llegada de las tropas extranjeras a Afganistán, el Gobierno afgano inauguró ayer un Consejo de Paz con vistas a negociar con los grupos insurgentes, entre noticias de conversaciones secretas.
“En cada pueblo y distrito de este país, el pueblo espera el esfuerzo del Consejo de Paz, y que mediante vuestros esfuerzos la paz llegue a este país oprimido y asolado por la pena”, dijo durante el acto inaugural el presidente afgano, Hamid Karzai.
El Consejo, cuya formación fue anunciada por el Gobierno afgano a inicios de septiembre, está compuesto por 68 miembros que acudieron ayer al Palacio presidencial, aunque por el momento se desconoce quién encabezará el organismo o la sede definitiva de sus reuniones.
Su misión es la de tender puentes de diálogo con el movimiento talibán y otros grupos insurgentes, en un momento en el que estos han expandido sus actividades a gran parte del país y sin que las autoridades estadounidenses vean una salida clara a la guerra.
En los últimos días, se han multiplicado de hecho las informaciones sobre el inicio de nuevas conversaciones secretas de alto nivel entre el Gobierno de Afganistán y los talibanes para negociar el final del conflicto, cada vez más sangriento.
Según informó este miércoles el diario “The Washington Post”, apoyándose en fuentes anónimas, en esas conversaciones están participando representantes que cuentan con autorización del principal líder talibán, el mulá Omar, escondido en Pakistán.
El Gobierno afgano reconoció la existencia de contactos “con los talibanes y sus líderes”, pero ni confirmó ni desmintió esa información.
Un portavoz gubernamental Rafi Ferdous dijo ayer a Efe que Kabul está siendo escenario de reuniones entre representantes afganos y de Pakistán, tradicional valedor del régimen talibán, para estudiar la forma de llevar a los talibanes a la mesa de diálogo.
En esas reuniones participan por parte paquistaní el ex ministro del Interior Aftab Ahmad Sherpao y el ex jefe del ISI Asad Durrani, y por la afgana el ministro de Educación, Faruq Wardak, el ex ministro del Interior Alí Ahmad Jalali y el diputado Mirwais Yasini.
“Son una continuación de las conversaciones que ya han tenido lugar en Dubai y Maldivas”, reconoció Ferdous, quien aseguró que en las mismas participa también el ex embajador del régimen talibán ante Pakistán Abdul Salam Zaeef residente en Kabul.
El Gobierno afgano ha negado carácter oficial a los contactos y dice que son sólo “iniciativas de la sociedad civil”, mientras que un portavoz talibán, Zabiullah Mujahid, negó ayer a la agencia afgana AIP cualquier participación de su movimiento en los mismos.
Hasta el momento, los portavoces talibanes han manifestado en público que el cese de la violencia y el fin de la guerra están condicionadas a la salida previa de Afganistán de las tropas extranjeras, unos 150 mil soldados, que se hallan desplegados por todo el país.
El movimiento talibán aprovechó ayer el noveno aniversario del inicio de la invasión de EE.UU. en Afganistán para pedir la retirada de las tropas extranjeras, y reivindicar el control de “más del 75%” del territorio y “todas las carreteras” afganas.
“Nueve años después del anuncio (de la invasión), la fortaleza de la yihad y la resistencia contra la invasión americana y de sus aliados es tan fuerte como siempre”, afirmó el movimiento insurgente en un comunicado.
El Gobierno afgano reconoce que carece de presencia en nueve de los 398 distritos del país, pero la actividad insurgente ha aumentado en los últimos años y Karzai parece decidido a lograr una salida negociada al atolladero del conflicto afgano.
El presidente afgano logró en la reciente Conferencia de Kabul apoyo internacional a su “plan de reconciliación”, que prevé gastar $784 millones en ayuda extranjera para “reintegrar” a unos 36 mil insurgentes.
Y su Gobierno ha reiterado además su propósito de hablar con quienes “no son terroristas” y “acepten la ley y la Constitución” afganas, aunque ayer el diario británico “The Guardian” informó sobre contactos con la “red Haqqani”, una facción insurgente más radical.
El portavoz Ferdous negó sin embargo a Efe que se hayan producido conversaciones con esa red integrista, cuya cúpula dirigente se encuentra oculta en algún punto de la demarcación paquistaní de Waziristán del Norte, fronteriza con Afganistán.

Kabul
EFE

Ver comentarios