Enviar
Actualizar la felicidad


Los costarricenses son las personas más felices de la región, según un trabajo realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a partir de información de la Encuesta Mundial Gallup y de otras investigaciones encargadas para complementarla.
De este estudio del BID, destacado en LA REPUBLICA del lunes anterior, se pueden concluir cosas importantes no solo para comprender qué es lo que convierte a un pueblo en más feliz o menos, en general, sino para saber qué es necesario preservar para conservar este grado de felicidad.
Es interesante ver que los ticos resultaron ser los más felices a pesar de que no es nuestro país el que tuvo durante el periodo estudiado el mayor crecimiento económico.
En los países donde el crecimiento fue mayor no son más felices sus habitantes porque ello depende de que esa mayor riqueza sea bien distribuida. La inequidad o mayor grado de desigualdad genera una población menos feliz aunque unos pocos estén disfrutando mayor riqueza.
Por otra parte, el estudio del BID abarca un periodo comprendido entre los años 2001 y 2006, pero si bien se podría concluir que la situación pudo haber variado a la fecha, también es posible que continúe en la misma proporción debido a que factores importantes como la crisis económica y la inseguridad han afectado a toda la región.
Por otra parte, de poco servirían estos estudios si no fuera por su utilidad para enfocar la atención hacia aquello que permitió mantener una población más feliz y actuar para conservarlo.
Entre los más importantes factores tomados en consideración por el BID para su estudio, están la seguridad, la educación, los servicios de salud, la vivienda y el empleo.
¿Cuáles de ellos están en peligro actualmente en el país? Este es el verdadero reto. Conservar la buena calidad de estos factores es la única forma de gobernar para mantener satisfecha a una población y con ello sostener su grado de felicidad.

Solo si el Estado costarricense logra devolver a su población la seguridad y la paz, una buena calidad en los servicios de salud de la Caja Costarricense de Seguro Social, mejor educación pública, crecimiento del empleo y acceso a vivienda, todo lo cual significaría menor desigualdad social, podría aspirar a mantener ese lugar privilegiado de país con una población feliz, que tan buena resonancia ha tenido en el mundo y nos convirtió en destino apetecido para inversionistas y turistas.
Ver comentarios