Enviar
Histórico encuentro entre vicepresidente electo y Hu Jintao despertó tanto críticas como esperanzas
Acercamiento con China divide a Taiwán

• Siete primeros minutos del encuentro estuvo abierto a los medios y el resto se hizo a puerta cerrada, lo que supone una oportunidad única de contacto directo al más alto nivel entre Taipei y Pekín

Taipéi
EFE

Taiwán reaccionó dividida ante el histórico encuentro entre el vicepresidente electo de Taiwán, Vincent Siew, y el presidente chino, Hu Jintao, en el marco del Foro de Boao para Asia, celebrado en la isla china de Hainan.
En una entrevista que duró 20 minutos y se centró en temas económicos, Siew pidió al mandatario chino la normalización de los intercambios comerciales y la restauración de los mecanismos bilaterales de diálogos, anunció un portavoz de Siew.
“Las cuatro peticiones son la normalización comercial y de mecanismos negociadores, y el permiso para que fluya el turismo chino a la isla y se realicen vuelos directos semanales”, afirmó, Su Chi, portavoz de Siew.
Para el independentista y gobernante del Partido Demócrata Progresista (PDP), esta entrevista es una oportunidad perdida para reafirmar la identidad separada de la isla y para defender los derechos del pueblo tibetano.
“La visita no es un logro diplomático porque Siew no tiene poder gubernamental alguno, no ha defendido a Taiwán, y se ha callado sobre el Tíbet”, dijo el portavoz del PDP, Lai Yi-chung.
Para la oposición, que tomará las riendas del poder este 20 de mayo, el encuentro muestra que centrando el diálogo en temas pragmáticos, y dejando a un lado las desavenencias políticas, existen esperanzas de mejorar los lazos.

Los siete primeros minutos del encuentro entre Hu y Siew estuvo abierto a los medios y el resto se hizo a puerta cerrada, lo que ha supuesto una oportunidad única de contacto directo al más alto nivel entre Taipéi y Pekín.
“Hay que poner más énfasis en los asuntos pragmáticos y menos en los que nos separan”, dijo Su Chi.
Siew, expresó su deseo de que “ambas partes enfrenten la realidad, miren al futuro, dejen a un lado sus disputas, y creen un escenario mutuamente beneficioso”.
El vicepresidente electo de Taiwán, como presidente de una fundación privada, participó en la ceremonia de apertura del Foro de Boao, el sábado, y presidió el domingo una mesa redonda sobre el desarrollo económico y las relaciones entre China y Taiwán.
China considera que Taiwán es parte de su territorio, y la isla, heredera de la derrotada República de China, cuyo gobierno y ejército se refugió en Taiwán en 1949, pretende decidir su propio futuro.
En el campo de la paz y de la cooperación económica y civil, el presidente electo de Taiwán, Ma Ying-jeou, busca firmar un acuerdo de paz con China y crear un mercado común con Pekín, al tiempo que pondrá fin a la política desafiante del actual mandatario, Chen Shui-bian.
Ver comentarios