Logo La República

Miércoles, 20 de febrero de 2019



INVERSIONISTA


Accionistas pagan doble

Carolina Acuña [email protected] | Lunes 20 diciembre, 2010



• Propuesta de reforma fiscal de Hacienda mantiene distorsión

Accionistas pagan doble

• Empresas son gravadas con el 45%: un 15% de impuesto a los dividendos y un 30% de renta

A pesar de que una nueva reforma abre la oportunidad de neutralizar el tratamiento fiscal a varias clases de ingresos y mejorar el sistema actual, esto no les sucede a los accionistas de empresas, quienes seguirán pagando impuestos dos veces sobre las utilidades de sus compañías.
La propuesta que el ministro de Hacienda, Fernando Herrero, anunció enviará a la Asamblea Legislativa en enero, no incorpora ninguna aclaración sobre cómo corregir esa situación, que podría ser considerada inequitativa. Más bien, en el texto se anuncia un cobro más agresivo del impuesto captándolo desde el momento en que las empresas lo perciben y no cuando lo van a distribuir a los beneficiarios.
¿Por qué es un impuesto doble? Porque los accionistas pagan un 30% de impuesto de renta (como dueños de la compañía) en el momento que hacen la declaración anual de ingresos. Y si la compañía decide repartir dividendos, los accionistas vuelven a pagar sobre esas ganancias un 15% de impuestos, esta vez como individuos.
“El artículo 18 de la Ley del Impuesto sobre la Renta dice que los contribuyentes que paguen o acrediten a sus socios, dividendos de cualquier tipo, participaciones sociales y otra clase de beneficios asimilables a dividendos, estarán obligados a retener y pagar el impuesto a los dividendos equivalentes al 15%”, explica Francisco Ovares, socio de impuesto de la firma Moore Stephens.
Con estas cargas el impuesto efectivo a las empresas que reparten dividendos es del 45%. Aunque existen algunas excepciones, entre ellas a las acciones que se negocian en la bolsa de valores, que retiene solo el 5% de las ganancias de las participaciones.
“Hemos vivido con eso por años y puede ser una desventaja competitiva ya que favorece el endeudamiento de las empresas”, dijo Adrián Torrealba, experto de Faycatax, quien añadió que en propuestas fiscales anteriores se propuso corregir el asunto pero dado que no hubo aprobación de las reformas no se hizo.
El doble impuesto es un tema discutido en otras naciones dado que es una buena fuente de recursos frescos para la administración tributaria. El argumento a favor es que para que efectivamente se dé una doble imposición, se debería considerar a la empresa o persona jurídica y a sus accionistas como un mismo sujeto imponible y esto le daría responsabilidades solidarias cuando hay quiebras (si se gravan las ganancias también se registran las pérdidas) y esto actualmente no sucede.
Sin embargo, alrededor del mundo lo que se hace es utilizar tasas de dividendos que diferencian el destinatario del pago (si es nacional o extranjero) o el uso que se le da al dinero (se descuenta lo que se reinvierte en capital de trabajo) para evitar gravar muy fuertemente la producción nacional o desestimular la inversión extranjera directa.
“Esta es una de las distorsiones que yo esperaría fueran eliminadas con la nueva ley”, dijo Alberto Franco, consultor de Ecoanálisis.