¿Por qué estamos así?...
Enviar

Avanzar a punta de prueba y error solo se puede comprender cuando no existe la gente con conocimientos, capacidad y responsabilidad para algún cometido


¿Por qué estamos así?...

Volvemos, porque resulta obligatorio, a un tema tratado ya por este medio en notas, reportajes y editoriales. ¿Qué pasa con el dinero que administra el Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) que no vemos avances?
El 7 de marzo decíamos que se había pensado que esa entidad, creada mediante los aportes económicos que deben hacer las empresas que desean ingresar al mercado de las telecomunicaciones, de reciente apertura en el país, estaría en condiciones de hacer frente de manera eficiente a sus responsabilidades.
Es de enorme relevancia que así sea por varias razones, dos de las cuales son: 1) el hecho de permitir el acceso a Internet a los costarricenses que habitan zonas muy alejadas donde las empresas no llevan sus servicios probablemente porque ello no es rentable y otros en las mismas condiciones de desventaja por otras razones que tal vez podrían ser también válidas para ser tomadas en cuenta dentro de las obligaciones de Fonatel.


2) Porque ya hay un acumulado en ese fondo de unos $200 millones para esto, a pesar de lo cual los pobladores siguen a la espera de que se resuelvan los consabidos retrasos burocráticos de este país.
Nada nuevo por otro lado ya que venimos así desde hace décadas por desacierto o inacción en las decisiones políticas.
La primera y única licitación abierta por Fonatel para comenzar a cumplir con su deber, no funcionó.
Las razones que se aducen debieron ser tomadas en cuenta desde el inicio por quienes elaboraron el cartel de licitación, si eran legítimas y justas, y porque se supone que existe en la entidad la gente con la mayor capacidad para no tener tropiezos en sus obligaciones de trabajo. Para ello fueron nombrados.
No obstante, aceptan que tendrán que sacar un nuevo cartel de licitación para que se acerque más a las exigencias de las empresas que podrían dar el servicio.
¿Por qué estamos así? Sin poder asistir a los ciudadanos que, desde que se planteaba en este país la apertura, se sabía que quedarían sin servicios porque llevarlos a ellos no sería rentable para privados y la entidad pública ya no podría hacerlo porque ahora está obligada a competir.
Para evitar el problema se creó el Fonatel, pero hasta ahora no ha hecho en ese sentido más que tener los millones de dólares guardados.
Costa Rica no puede darse el lujo de que las instituciones creadas por alguna necesidad se permitan a sí mismas y se les permita retrasar el avance en el país.
Avanzar a punta de prueba y error solo se puede comprender cuando no existe la gente con conocimientos, capacidad y responsabilidad para algún cometido.
 


Ver comentarios