Enviar
Lunes 3 Junio, 2013

Un listado de razones que llevan a un gobierno a ser impopular: no escuchar y no mirar, empobrecer a pobres y clase media, disimulo y mentira…


¿Por qué el gobierno es impopular?

(Primera parte)


1. No escuchar y no mirar

Que un gobierno sea impopular es dañino para la democracia, porque refleja que las políticas públicas no expresan los intereses de las grandes mayorías, pero el asunto resulta más grave cuando las propias autoridades gubernamentales se niegan a reconocer las causas de su impopularidad.
Esto último es lo que está ocurriendo en Costa Rica. Las autoridades del Gobierno, según propia confesión, desconocen las causas que originan la percepción ciudadana negativa respecto a sus acciones. ¿Cómo es esto posible? El gobierno es sordo y ciego, no escucha y no mira.
En lo que sigue señalo las causas de que el actual gobierno no disfrute del apoyo de los costarricenses.

2. Empobrecer a los pobres y a la clase media

Al inicio de la actual administración, por ejemplo, se presentó un proyecto de reforma tributaria que empobrecía a los trabajadores, a la clase media, a los pequeños y medianos empresarios, al tiempo que legitimaba la ineficacia en el cobro de los impuestos existentes. Claro, la reforma tributaria es urgente en el país, no puede el Estado pretender ser de primer mundo cuando el régimen impositivo se basa en criterios de regresividad, la evasión fiscal es mayúscula y la ineficacia de la administración tributaria alcanza niveles superlativos, pero es importante que dicha reforma se converse con todos los sectores sociales y económicos. Lamentable, como resultado de su impericia y falta de transparencia este gobierno fue incapaz de consensuar una reforma tributaria que urge en Costa Rica.

3. Disimulo y mentira

Pero el asunto de los impuestos fue apenas el inicio del drama gubernamental, al poco tiempo del fracaso del paquete impositivo, una investigación reveló que la mitad del gabinete no estaba al día con sus obligaciones tributarias y que el Ministro de Hacienda, responsable de liderar una reforma tributaria en el país, había sido o era parte de un negocio de consultorías multimillonarias con instituciones del Estado. Al final de este triste episodio el Ministro de Hacienda y una asesora en Casa Presidencial renunciaron a sus puestos, no sin antes contar y recibir el respaldo político del gobierno.
Continuaré el tema en próximo artículo.

Juan Rafael Lizano
Agricultor