Enviar

El país tiene todas las posibilidades de restaurar el deterioro actual de la clase media y de volver al buen funcionamiento del sistema de salud

Políticas que dieron buenos frutos

La democracia y la salud costarricenses vuelven a sobresalir dice un ranking publicado hoy en este medio, y coronan a nuestro país como campeón de Centroamérica, ocupando además el lugar 35 en un listado mundial que llega a 100, siendo el uno el mejor calificado.
¿Qué hicimos para cosechar estos buenos frutos? ¿Es sostenible esta realidad o estamos en riesgo de perderla?
Todo se logró mediante políticas que construyeron una amplia y sólida clase media y que permitieron a toda la población contar con un sistema solidario de atención para la salud, el sistema de la Caja.
No obstante, en las últimas décadas las políticas han generado una profundización de las diferencias en menoscabo de dicha clase media y han deteriorado severamente, por acción u omisión, el buen funcionamiento que otrora tuvo el sistema de salud de la Caja. Una realidad que la nueva generación no alcanzó a disfrutar.
De no haberse contado con ese sistema solidario, una parte de la población que no tiene ingresos suficientes para pagar servicios privados de salud, habría sufrido un considerable deterioro de la misma por falta de prevención y atención, como ocurrió en otros países, y eso se hubiera traducido en menor expectativa y calidad de vida.
Hoy está claro que Costa Rica no puede seguir viviendo de esas rentas. Tampoco es conveniente que el país pierda estas ventajas que le dan buen nombre mundial y un clima sano y estable.
Pero el país tiene todas las posibilidades de tomar medidas para restaurar el deterioro actual de la clase media y para volver a un buen funcionamiento del sistema de salud. Sin embargo, esto debe hacerse antes de que los cambios producidos comiencen a pasar la factura más gravemente.
Si bien hoy, específicamente por nuestra expectativa de vida, ocupamos como país el número 29 en un listado mundial que llega a 100, esta situación será insostenible si continúa ampliándose la brecha entre los que más y los que menos tienen y si una clase media empobrecida se queda sin posibilidades de tener buena atención médica.
Costa Rica tiene la oportunidad de recuperar y mantener esa clase media que significa estabilidad social y capacidad de consumo, así como de restaurar el sistema de salud que, operando sanamente en su momento, probó ser de alto beneficio.


Ver comentarios