Foto 1
Javier Pacheco, muestra cómo serán las habitaciones del nuevo hotel boutique. Esteban Monge/LaRepública
Enviar

Es el proyecto costero más grande que el BN financia desde la crisis de 2008

Nuevo hotel reactiva inversión en Guanacaste

Mangroove estará listo a inicios de 2014

A pesar de que la actividad turística crece menos de lo que los empresarios del ramo desearían, un empresario tico apuesta por invertir en un nuevo hotel en la zona de Guanacaste, esta vez bajo el concepto boutique.
El veterano de la industria, Rubén Pacheco, con el apoyo financiero del Banco Nacional presentaron El Mangroove. Un proyecto de 85 habitaciones (21 de ellas suites), con una piscina de 40 metros de largo, salas para eventos sociales y reuniones de trabajo que estarán listas a inicios de 2014, en un terreno de siete hectáreas en las playas del Golfo de Papagayo. 
Aunque no se reveló el detalle de la inversión, para el Banco Nacional, este es el primer proyecto de playa, de gran envergadura que financia luego de la crisis internacional que afectó a la industria turística y que al Nacional con millones en bienes embargados.
“Estamos contentos de apoyar a Rubén con quien hemos trabajado desde hace años ya en seis diferentes aventuras, desde que compró el Fiesta unos venezolanos y nos da mucha tranquilidad saber que él es un experto en ese sector, es un visionario” dijo Mario Roa, director general de banca corporativa del Nacional.
El empuje a la actividad económica en la zona empezó en marzo con el inicio de la fase constructiva del hotel. Estos empleos más las contrataciones que se hagan para su entrada en operaciones generarán 200 empleos directos y 800 indirectos.
El Mangroove, que significa “donde el manglar y el hombre se unen”, pondrá especial atención en los detalles tanto de servicio como de las instalaciones, Para consolidar el concepto boutique,
“Es un proyecto de lujo, pero un lujo simple un lujo costarricense”, dijo Pacheco al referirse al concepto hotelero que emprende.
En la presentación del cuarto modelo, la semana pasada se mostró cómo en ese lujo se mezclan con la idiosincrasia tica al tener acabados de madera y bambú en las habitaciones, con amenidades donde contrastan la naturaleza de las esencias aromáticas versus la tecnología de estaciones para Ipod y pantallas planas.

Carolina Acuña
[email protected]

Ver comentarios