Enviar

La incidencia del dengue durante 2012 fue una de las más elevadas que ha tenido el país, después de que se reintrodujo esta enfermedad en el territorio nacional, hace unos 20 años


No deje que el Aedes aegypti le gane

El mosquito transmisor del dengue bien podría ser compañero de muchos que se dispusieron al descanso de Semana Santa, razón de más para el uso de un buen repelente, pero también podría estar reproduciéndose en las casas de miles de costarricenses que no tienen presentes las medidas que se deben poner en práctica para que esto no ocurra.
En realidad, a poco tiempo ya de que comience la temporada lluviosa, vale la pena recordar datos que al inicio del año daba la Caja Costarricense de Seguro Social.
La incidencia del dengue durante 2012 fue una de las más elevadas que ha tenido el país, después de que se reintrodujo esta enfermedad en el territorio nacional, hace unos 20 años. La cifra solo fue superada en 2005, 2007 y 2010.
Este es un mal que puede atacar a cualquier persona, aunque se dice que jóvenes entre 20 y 30 años aproximadamente y adultos mayores son los más afectados. Estos últimos además, requieren casi siempre mayor hospitalización por padecer también de alguna o algunas enfermedades crónicas que complican el caso.
Es evidente con el dengue, que la prevención debería ser el camino para controlarla. Sin embargo, las acciones que realiza el Ministerio del ramo no son suficientes.
Al interior de las casas suele haber muchos recipientes que se mantienen (a veces durante todo el año) sin el aseo necesario que, en el caso del transmisor del dengue, debe ser minucioso porque sus huevecillos permanecen adheridos a floreros, recipientes de agua para mascotas y otros si no se cepillan o frotan por dentro para limpiarlos antes de rellenarlos nuevamente, al hacer el cambio de agua.
La realidad es que el dengue ha crecido en Costa Rica a pesar de fumigaciones, quema de llantas u otras medidas generales que tomen las autoridades, porque una serie de pequeños detalles deberían ser cuidadosamente aplicados por las personas y pareciera que no tenemos la educación y la cultura suficientes para ello.
Por otra parte, muchas personas que ya han padecido la enfermedad, están ahora expuestas mayormente a contraer el llamado dengue hemorrágico, de mayor gravedad. Una razón más para tomar conciencia y contagiar de buenos hábitos al respecto a quienes les rodean.
 

Ver comentarios