Enviar

Costa Rica está urgida de estadistas capaces de crear un plan país tan bueno que todos lleguen a admirar y que al tener el apoyo de la población deban continuar los que siguen en el poder sin importar si son de un mismo partido político o no. Pero esto aún no ha sucedido


La visión que necesitamos

Es bueno saber que los directores de la carrera para turismo coinciden en que es necesario ofrecer una más amplia capacitación a esos estudiantes. Son buenas noticias.
Lo van a necesitar, sin duda, no solo en cuanto a variados idiomas para atender a visitantes de cualquier lugar del mundo, sino para ponerse al día a fin de realizar mucho de su labor por medio de la moderna tecnología y formas de comunicación.
Lo que lamentamos es que tenga que ser la realidad la que deba ir mostrando el camino por falta, desde el inicio, de un plan país bien concebido y sostenible.
Eso hubiera facilitado la tarea no solo al sector educativo sino al resto del país sin importar a qué se dedicaran los habitantes.
Esto hubiera señalado con claridad cómo y en qué medida había que preparar al país para desempeñarse con solvencia en las nuevas circunstancias de la economía mundial.
Al sector educativo le hubiera facilitado prever qué medidas o cambios debía hacer para tener al profesorado listo para el reto, pero así mismo a todos los demás sectores que debían mover la producción interna. Un ejemplo, las pymes.
La producción interna de un país en general, con sus diferentes ramas, nunca puede ser sustituida por el impulso a uno o dos sectores que además correrán la aventura sin ninguna garantía de sostenibilidad, porque son el producto de una ocurrencia impulsada de modo desordenado, sin las debidas previsiones, regulaciones y controles.
Hoy la carrera es para tapar el hueco que tenemos en materia de educación para el turismo y que nos puede hacer incompetentes frente a lo que hacen otros países de la región.
Hace mucho que la globalización debería habernos puesto a mirar hacia el mundo, no solo hacia un lugar de él. Todo cambia y también las fuentes de posibles visitantes.
Hoy tenemos que empezar por formar a los formadores a la luz de un horizonte más amplio. ¿No era esa la visión que debieron tener los gobiernos?
Por otro lado, ¿la visión para el desarrollo de una nación debe ser aquella que emula lo que hacen otras o tiene el deber de innovar de acuerdo a las características geográficas, de idiosincrasia, naturaleza y vertientes productivas, tomando en cuenta también la vocación de sus habitantes?
Costa Rica está urgida, sin duda, de estadistas con amplio horizonte capaces de crear y desarrollar un plan país que no mire el corto plazo de una sola administración, sino que genere un proyecto tan bueno que todos lleguen a admirar y que al contar con el apoyo de la población en general deban continuar los que siguen en el poder sin importar si son de un mismo partido político o no. Pero esto aún no ha sucedido.

Ver comentarios