Enviar
Miércoles 27 Marzo, 2013

La pobreza y desigualdad cualquiera que sea su magnitud ha dejado de ser éticamente aceptable


La desigualdad social se debe enfrentar

La desigualdad social ha venido creciendo a nivel global, en regiones y países. Se ha presentado una disminución en la renta global del 2,3% al 1,4% que corresponde al 20% de la población más pobre del planeta, frente al aumento del 70% al 85% que ha registrado el 20% más rico.
En todos los países la proporción de las rentas totales que corresponden al trabajo asalariado han disminuido en mayor o menor cuantía, mientras que invariablemente ha aumentado la correspondiente a los beneficios del http://www.monografias.com/cgi-bin/search.cgi?query=capital&?intersearchcapital.
De acuerdo con el XVIII Informe del Estado de la Nación nuestro país no avanza en la disminución de la pobreza y se mantiene en el 21%. Se indica en dicho informe que las buenas oportunidades generadas por el crecimiento económico se distribuyeron de manera desigual y que hubo una clara concentración en los grupos más adinerados.
La relación entre los ingresos de los hogares del primer quintil (el 20% más pobre) y el quinto (el 20% más rico) pasó de 10,9 veces en 2010 a 11,8 veces en 2011.
Las causas de la desigualdad social son principalmente económicas, culturales y sociales. En algunas sociedades el desempleo y los bajos salarios son la principal causa de desigualdad. Se da también desigualdad entre los individuos que han obtenido un buen nivel de educación y los que no han podido alcanzarlo.
Cada año nacen 80 millones de niños en todo el mundo. Las altas tasas de fecundidad y la superpoblación que sufren muchas ciudades, conducen al aumento de la pobreza ya que la sociedad disminuye su capacidad de consumo y bienestar. El elevado grado de corrupción propicia la pobreza y el que ciertos grupos se beneficien con los recursos públicos.
Según opiniones especializadas la desigualdad social es el resultado de un problema social, y no puede observarse meramente como un fenómeno natural.
La desigualdad social es la condición por la cual las personas tienen un acceso desigual a los recursos de todo tipo, a los servicios y posiciones. Una de sus más graves consecuencias es la desigualdad educativa, que a su vez es una manifestación de la diferencia en oportunidades.
La tarea prioritaria debe ser construir un nuevo orden social que se sustente en una justa distribución de la riqueza.
Es fundamental para enfrentar la desigualdad social establecer una política fiscal justa para lo cual se debe conseguir que los impuestos propicien un pago justo acorde con el nivel de ingreso, así como controlar y eliminar las evasiones fiscales.
Por otro lado, es necesario fortalecer la educación para que sea el motor que disminuya la pobreza y la desigualdad. Se deben propiciar fuentes de trabajo para enfrentar el desempleo para lograr un sistema más equitativo de reparto de riquezas, que haga posible una sociedad mejor.
Promover el crecimiento económico con equidad e inclusión social y especialmente el desarrollo económico por medio del fortalecimiento de las cooperativas, las micro, pequeñas y medianas empresas.
Es tiempo de que, como sociedad, partamos de la premisa de que la pobreza y desigualdad —cualquiera que sea su magnitud— ha dejado de ser éticamente aceptable.
La erradicación de la pobreza y disminución de la desigualdad en Costa Rica es un deber ineludible e impostergable para propiciar el bienestar general de las mayorías.

Bernal Monge Pacheco
Consultor