Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


¿José María Figueres u Óscar Arias?

Vladimir de la Cruz [email protected] | Miércoles 09 marzo, 2016


 Si Óscar Arias decide participar, como precandidato, probablemente obligue al retiro natural de José María, quien podría seguir dirigiendo el partido hasta 2022

Pizarrón

¿José María Figueres u Óscar Arias?

En Liberación Nacional solo hay dos personas importantes, por ahora, en posibilidad de abanderar ese partido en las elecciones de 2018, José María Figueres y Óscar Arias, ambos expresidentes de la República. Ninguno ha dicho que Sí será candidato. Uno evade la respuesta, el otro dice que recibe presión para serlo.
José María Figueres, con experiencia en organismos internacionales es el presidente del partido, lo que le impide estatutariamente su precandidatura en esa condición.
Tiene discurso, maneja datos nacionales e internacionales, sabe llegarle a la gente, tiene calor humano en esa relación pero, no se da su lugar, en ocasiones, a la investidura de expresidente de la República y, el bajar, como lo hace a veces a la llanura, le ha significado sus golpes y tropezones. No tiene calor público, ni acogida pública suficiente aún. En las encuestas y en la percepción política no está aún bien ubicado ni es bien recibido.
Su estancia decenal en Europa es un fardo muy pesado en su lomo que no ha alivianado, y pareciera que ni quiere quitarse de encima. O discute y aclara esa situación, si es que todavía puede hacerlo, o eso lo llevará a una situación electoral similar, de perdedor presidencial, a la de Johnny Araya.
La publicidad que ya salió impulsando su candidatura, “Figueres 2018”, marca su ingreso a esa lucha por la candidatura en Liberación Nacional. Esto le obliga a estar en el país, más permanentemente, a dar la cara, a enfrentar públicos que lo aplauden pero que también lo silban, y hasta intentan agredirlo, como ya le ha sucedido. No produce todavía a ciertos sectores económicos empresariales la confianza suficiente. Y, sectores sociales le resienten su Gobierno, como el sector magisterial, donde ya tuvo una experiencia negativa.
El énfasis que está haciendo de declarar en emergencia, por dos años, las obras de infraestructura genera expectativa en todo sentido… ¿hasta una eventual Junta de Gobierno de Emergencia?
Óscar Arias, Premio Nobel de la Paz, posee la experiencia de dos gobiernos presidenciales, de un reconocimiento internacional como ningún costarricense ha tenido, de aprecio personal y político que se refleja al encabezar en las encuestas de opinión y aceptación popular.
No tiene que rendir cuentas públicas de actos personales o políticos, aunque algunos microsectores lo consideran la causa de todos los males nacionales.
Goza de estima, aprecio y reconocimiento de sectores empresariales y económicos pluripartidistas, en la posibilidad de dirigir al país.
Aún no ha decidido aceptar una precandidatura. Recibe, por ahora, presión de sus íntimos, solicitud de sus amigos y petición de empresarios que consideran que se necesita al frente del Ejecutivo nacional alguien como él, con visión de futuro.
Si Óscar Arias decide participar, como precandidato, probablemente obligue al retiro natural de José María, quien podría seguir dirigiendo el partido hasta 2022. Si no se retira irán a la confrontación interna por convención, la que nada le asegura a José María Figueres, ni siquiera el control del partido, ganarle a Óscar Arias.
En Liberación solo Óscar Arias y don Pepe sobrepasan al partido por su visión, pensamiento y liderazgo. Óscar “salvó” a Liberación en 2006. ¿Lo salvará en 2018?
Liberación Nacional, como partido, debe tomar la sabia decisión de la escogencia si quiere gobernar de nuevo.

Vladimir de la Cruz


 


NOTAS ANTERIORES


Renta global, novedades

Martes 18 diciembre, 2018

La modificación hecha por la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, al articulo 1 de la...