Israel refuerza milicia en límite con Siria
Los ataques han elevado la tensión en una zona que el Estado judío vigila con especial atención desde que hace tres años estallara la compleja guerra civil que desangra Siria. AFP/La República
Enviar

Israel refuerza milicia en límite con Siria

El Ejército israelí ha elevado el nivel de alerta en los Altos de Golán y su frontera norte tras atacar, el martes, posiciones militares sirias en represalia por un atentado el martes contra sus tropas, cuya responsabilidad atribuye al régimen de Bachar al Asad.
El atentado fue perpetrado poco después de las 15.00 hora local, y, aunque en un principio portavoces militares admitieron no saber quien colocó el artefacto que hirió a cuatro soldados, la artillería israelí bombardeó de inmediato posiciones del Ejército sirio próximas a la línea divisoria.
Horas después, la aviación israelí atacó ayer posiciones artilleras, campos de instrucción y cuarteles de la 68 y 90 divisiones de las Fuerzas Armadas sirias en la vecina localidad de Quneitra, también situada en los Altos del Golán, ocupados por Israel desde 1967.
Los ataques han elevado la tensión en una zona que el Estado judío vigila con especial atención desde que hace tres años estallara la compleja guerra civil que desangra Siria, país con el que Israel está técnicamente en estado de guerra desde el armisticio de 1973.
Hasta el martes, los incidentes se habían limitado a algún misil o proyectil de mortero caído en el Golán y a operaciones de precisión de las fuerzas israelíes contra presuntos convoyes de armas en la frontera entre Siria y el Líbano, bajo el argumento de que su destino era el brazo armado del grupo chií libanés Hizbulá.
La nueva unidad, denominada "Bashan", asumió también la responsabilidad en la zona del Monte Hermón, enclavado en la Meseta del Golán, con la misión de hacer frente a potenciales amenazas a la seguridad en esta conflictiva área, según se informó entonces en un comunicado.
Diplomáticos y expertos en Defensa y Seguridad observan dos amenazas para la región: la primera un eventual fortalecimiento militar de Hizbulá, que podría aprovechar el conflicto para mejorar y aumentar su arsenal.
La segunda, la creciente proliferación de grupos yihadistas suníes en Siria, financiados por entidades del Golfo Pérsico, que han logrado arrinconar a los rebeldes, e incluso ensombrecido su alzamiento contra la dictadura Al Asad.
Fanáticos wahabíes, afines a la ideología de la red terrorista Al Qaeda y antichiíes, son percibidos como una amenaza igualmente por la propia milicia Hizbulá, que no sólo lucha en favor del régimen de Al Asad, sino también para evitar que esos grupos se extiendan en El Líbano.

Jerusalén/EFE

Ver comentarios