Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



NACIONALES


Hospitales y clínicas colapsarán en julio

Redacción La República [email protected] | Sábado 14 abril, 2012



Por recortes presupuestarios de hasta un 30%
Hospitales y clínicas colapsarán en julio

Niegan veracidad de esta situación las autoridades de la Caja

Las clínicas y hospitales públicos dejarán de brindar consulta y atender emergencias entre 4 p.m. y 7 a.m. a partir de julio.
Esto como consecuencia del recorte presupuestario de hasta un 30% que la Caja Costarricense de Seguro Social aplicó a dichos centros de salud.
Los servicios que corren mayor riesgo son aquellos que necesitan el pago de especialistas como pediatras, cirujanos, obstetras, anestesiólogos y de medicina interna.
No habrá dinero para pagar las cirugías de primer turno, las guardias médicas y disponibilidades de especialistas, aseguró Alexis Castillo, presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos.
“No existen recursos económicos suficientes para cubrir todos los servicios y en algunos centros médicos el dinero se acabará en cuestión de días”, expresó Castillo.
El Hospital San Rafael de Alajuela es uno de los centros de salud que más se han visto afectados con esta situación.
Dicho centro debe hacerse cargo de los residentes de la provincia, de 30 mil empleados de zonas francas, de 5 mil privados de libertad del Centro Penitenciario La Reforma, de los turistas del Aeropuerto Juan Santamaría y de los heridos en accidentes de tránsito en las autopistas General Cañas y Bernardo Soto.
La situación se ha agravado desde el 15 de marzo, ya que los asegurados de Grecia han comenzado a acudir a consulta y atención médica, debido a los problemas que enfrenta el hospital de ese cantón, expresó Adolfo Pérez, director de dicho centro hospitalario.
No obstante, autoridades de la Caja negaron el recorte de recursos a los centros de salud nacionales.
No es posible que un presupuesto que creció un 8,6% tenga un déficit como el señalado cuando apenas han trascurrido tres meses y medio, aseguró Ileana Balmaceda, presidenta ejecutiva de la Caja.
A pesar de esto, reconoció, están apostando a una mayor eficiencia en la ejecución presupuestaria, para que el plan de gastos se ajuste a la productividad de los centros hospitalarios.
“Esta situación la venimos manejando desde el año anterior y ha permitido realizar obras de equipamiento y de infraestructura. Lo que no podemos seguir tolerando son las guardias dormilonas que no se traducen en servicio a los pacientes”, sentenció Balmaceda.

Johnny Castro
[email protected]