Enviar
Jueves 22 Agosto, 2013

El señor José Adrián Vargas me ordenó desde 2004 que pasara todo el dinero del fideicomiso (de Fonabe) a la Caja Única del Estado


Fonabe: Lecciones aprendidas y desafíos

“El combate a la pobreza demanda de políticas públicas que tienen como objetivo la creación de oportunidades para que las personas con insuficiencias de capital humano o de activos, o con limitaciones de acceso al mercado, puedan aprovechar mejor las opciones que ofrece el mercado e integrarse en forma más productiva al esfuerzo de desarrollo del país…” 
Pues bien, la ley de creación del Fondo Nacional de Becas concretó una de las mayores aspiraciones del imaginario colectivo costarricense en lo que a acceso democrático a la educación se refiere: “Conceder becas a estudiantes de bajos recursos económicos para que cursen estudios en cualquiera de los ciclos educativos, dentro o fuera del país. Las becas se adjudicarán con base en el mérito personal, las condiciones socioeconómicas y el rendimiento académico de los beneficiarios”.
Se estipula un esquema fluido de tercerización del servicio, indicando que las juntas administrativas y las juntas de educación deberán fungir como representantes del Fondo. Todo esto fue desarticulado conscientemente —sin derogar la ley—, por los políticos de turno en estos últimos años.
El problema de Fonabe ha sido el no financiamiento oportuno a que está obligado el Estado por la propia ley del Fondo, así como la irresponsabilidad de su Junta Directiva, que nunca se ha preocupado por cumplir su ley.
Con excepción del periodo que va de diciembre 1999 a abril de 2002, el financiamiento oportuno no se ha dado y se le “explica” a la opinión pública que las falencias del Fondo se deben a los malos procedimientos primero y, además porque “…no tienen competencia para ‘corregir’ el mal trabajo de los funcionarios”. Todo esto a pesar de que quien preside su Junta Directiva es el representante del MEP “…quien la presidirá y representará judicial y extrajudicialmente”.
La Nación (19/7/05) informó que la Tesorería Nacional suspendía el giro de los recursos del Fideicomiso 478 Fonabe-Banco Nacional para el pago de becas a estudiantes.
Esto fue la crónica de una muerte anunciada, pues el señor José Adrián Vargas me ordenó desde 2004 que pasara todo el dinero del fideicomiso a la Caja Única del Estado.
Esa orden inició un caos anunciado que vemos en directo y a todo color hoy. Ante esta orden ilegal que violentaba la ley Fonabe y preveía una burocratización del órgano en sentido peyorativo, esta servidora acudió al Consejo de Gobierno y le informó al Presidente y a su Consejo de Gobierno sobre las nefastas consecuencias de cerrar el fideicomiso, despedir al personal competente y organizar al Fondo con base en el régimen de servicio civil.
Luego vinieron los colaboradores del señor Arias y le pusieron la cereza al pastel desmantelando el fideicomiso, ordenándole a este antes de su extinción, el despido del personal y deshacer la organización.
¿Por qué no superamos ese desafío y nos obligamos a respetar el espíritu de las leyes de los programas sociales, no direccionando esos recursos a la Caja Única del Estado? Con ello, continuaremos haciendo un saludo a la bandera, porque los recursos no le llegarán a la población vulnerable.

Julia de la O

Ex directora ejecutiva de Fonabe